Arquitectura egipcia

Clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 3,97 KB

 

Arquitectura egipcia: La arquitectura en el antiguo Egipto destaca por:

-Las obras son de gran tamaño, es decir, colosales y monumentales.

-El uso de grandes sillares de piedra talladas de manera uniforme.

-Seguir unas reglas fijas e inamovibles.

Son obras de estructura arquitrabada o adintelada, es decir, son arcos ni bóvedas. Las construcciones más importantes son las tumbas y los templos.

Tumbas: Daban mucha importancia a la vida de ultratumba, preparaban a loa largo de su vida su última morada. Esta preocupación explica su afán por la medicina y los ritos de manifestación, ya que el cadáver se debía conservar incorrupto para alcanzar la resurrección. Los monumentos relacionados con la vida de ultratumba son las mastabas, pirámides y los hipogeos.

Mastabas: Fue el primer tipo de gran tumba, utilizada por faraones, nobles y altos funcionarios en el imperio antiguo. Su forma era de pirámide troncada y estaba hecha de piedra. En el interior había una capilla funeraria, que una vez depositado el difunto, se tapiaba con una gran losa.

Pirámide: La primera fue construida por el faraón Zoser, adjuntado a ella un templo funerario. Esta estructura primigenia se amplia con una rampa que comunica el templo alto con un templo bajo (pirámide de Keops, Kefren y Micerino). En las cámaras centrales de la pirámide se hallaba el sarcófago del faraón acompañado de su estatua.



Hipogeo: Son tumbas excavadas en la roca, de reducidas dimensiones, que en un principio solo eran para personalidades importantes. Aunque en el imperio nuevo también se enterraba a los faraones en hipogeos, separando el lugar de sepultura.

 

Templos: Eran grandes construcciones dedicadas a los dioses egipcios. Como ejemplos de templos egipcios destacan los conjuntos de Karnak y Luxor. La entrada estaba formada por dos muros en talud delante de los cuales se colocaban uno o varios obeliscos. Todo el recinto del templo estaba amurallado. La sala hipóstola o de columnas, mas altas en el centro, formaban una especie de nave central para mejorar la iluminación interior. Esta sala estaba dividida en 3 naves. La última parte del templo era la cella (santuario), estancia que albergaba la imagen de dios y por donde accedían el faraón o el sacerdote, que eran los únicos que podían entrar en ella. En la cámara de al lado era donde se paseaba Amón en los días festivos. Los capiteles de las columnas podían ser: papiriformes, latiformes, palmiformes, campaniformes y hathoricos y sobre ellas se apoyaban los arquitrabes o dinteles de la cubierta. Los fustes de la columna estaban policromados con relieves religiosos. Los templos speos eran excavados en acantilados, tenían la fachada esculpida en la roca y su finalidad era funeraria y de recuerdo a un faraón.