Automatismo Cardiaco

Clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 6,98 KB

 
AUTOMATISMO CARDIACO

En la pared del corazó n existen unos centros que son capaces de mantener el latido cardí aco de una manera automá tica, sin necesidad de que el ó rgano reciba estí mulos procedentes de otros lugares del organismo.
Esta propiedad se designa como Automatismo cardí aco.

CICLO CADIACO
(latido cardí aco)

Secuencia de movimientos alternantes de contracció n (sí stole) y relajació n (diá stole) del corazó n, mediante los cuales recoge sangre de las venas y las impulsa a las arterias.

Un ciclo cardí aco se produce segú n el siguiente proceso:

Diá stole auricular: la sangre entra en las aurí culas por las venas pulmonares y las cavas.
Sí stole auricular: las aurí culas llenas de sangre se contraen. Las vá lvulas aurí culo-ventriculares se abren y la sangre pasa a los ventrí culos.

Sí stole ventricular: los ventrí culos llenos de sangre se contraen. Se cierran las vá lvulas auriculoventriculares (primer ruido del corazó n) y se abren las vá lvulas semilunares, lo que provoca que la sangre salga por las arterias (pulmonar y aorta).
Diá stole ventricular: una vez que ha salido la sangre de los ventrí culos, é stos se relajan y se cierran las vá lvulas semilunares (segundo ruido del latido cardí aco)

Presió n Hidrostá tica Venosa
El ré gimen de presiones en el sistema venoso en reposo se define como:
Presió n Venosa = Presió n Hidrostá tica + Presió n Diná mica

La presió n hidrostá tica corresponde al peso de la columna de sangre en un punto dado. Esta puede ser muy alta al encontrarse de pie, dado que el "cero" se encuentra a nivel de la aurí cula derecha.
La presió n diná mica corresponde a la energí a remanente de la ejercida por el ventrí culo izquierdo durante el sí stole.

CIRCULACIÓ N MAYOR Y MENOR
El lado derecho del corazó n bombea sangre carente de oxí geno, procedente de los tejidos, hacia los pulmones, donde se oxigena. El lado izquierdo, en tanto, recibe la sangre oxigenada desde los pulmones y la impulsa a travé s de las arterias a todos los tejidos del organismo. Es por ello que se habla de dos tipos de circulació n: la menor o pulmonar, y la sisté mica o mayor.
Circulació n Mayor o General

El recorrido de la sangre comienza en el ventrí culo izquierdo del corazó n, cargada de oxí geno, y se extiende por la aorta y sus ramas arteriales hasta el sistema capilar, donde se forman las venas que contienen sangre pobre en oxí geno. Estas desembocan en las dos venas cavas (superior e inferior) que drenan en la aurí cula derecha del corazó n.

Circulació n Menor o Pulmonar

En la circulació n menor o pulmonar, la sangre procedente de todo el organismo llega a la aurí cula derecha a travé s de dos venas principales: la cava superior y la cava inferior. Cuando la aurí cula se contrae, impulsa la sangre a travé s de la valvula hacia el ventrí culo derecho. La contracció n de este ventrí culo conduce la sangre hacia los pulmones

LA SANGRE
La sangre es un tejido lí quido que recorre el organismo transportando cé lulas, y todos los elementos necesarios para realizar sus funciones vitales (respirar, formar sustancias, defenderse de agresiones) y todo un conjunto de funciones muy complejas y muy importantes para la vida.

La cantidad de sangre de una persona está en relació n con su edad, peso, sexo y altura, una persona adulta se puede considerar que tiene entre 4,5 y 6 litros de sangre.

La sangre está formada por diversos componentes:

Los gló bulos rojos, tambié n denominados eritrocitos o hematí es, se encargan de la distribució n del oxí geno molecular (O2). Tienen forma de disco bicó ncavo y son tan pequeñ os que en cada milí metro cú bico hay cuatro a cinco millones, midiendo unas siete micras de diá metro. No tienen nú cleo, por lo que se consideran cé lulas muertas.

los gló bulos blancos o leucocitos tienen una destacada funció n en el Sistema Inmunoló gico al efectuar trabajos de limpieza (fogocitos) y defensa (linfocitos). Son mayores que los hematí es, pero menos numerosos (unos siete mil por milí metro cú bico), son cé lulas vivas que se trasladan, se salen de los capilares y se dedican a destruir los microbios y las cé lulas muertas que encuentran por el organismo. Tambié n producen anticuerpos que neutralizan los microbios que producen las enfermedades infecciosas.

El plasma sanguí neo es la parte lí quida de la sangre. Es salado, de color amarillento y en é l flotan los demá s componentes de la sangre, tambié n lleva los alimentos y las sustancias de desecho recogidas de las cé lulas. El plasma cuando se coagula la sangre, origina el suero sanguí neo.

Las plaquetas son fragmentos de cé lulas muy pequeñ os, sirven para taponar las heridas y evitar hemorragias.

Sitios de Formació n de Sangre
GRUPOS SANGUINEOS
Un grupo sanguí neo es una forma de agrupar ciertas caracterí sticas de la sangre que dependen de los antí genos presentes en la superficie de los gló bulos rojos y en el suero de la sangre.
Las dos clasificaciones má s importantes para describir grupos sanguí neos en humanos son ABO y el factor Rh.

Un antí geno es una molé cula (generalmente una proteí na o un polisacá rido) de superficie celular, que puede inducir la formació n de anticuerpos.

Las personas con sangre del tipo A tienen gló bulos rojos que expresan antí genos de tipo A en su superficie y anticuerpos contra los antí genos B en el suero de su sangre.

Aná logamente, las personas con sangre del tipo B tiene la combinació n contraria, gló bulos rojos con antí genos de tipo B en su superficie y anticuerpos contra los antí genos A en el suero de su sangre.

Los individuos con sangre del tipo O no expresan ninguna de los dos antí genos (A o B) en la superficie de sus gló bulos rojos pero pueden fabricar anticuerpos contra ambos tipos, mientras que las personas con tipo AB expresan ambos antí genos en su superficie y no fabrican ninguno de los dos anticuerpos.

Otra caracterí stica de la sangre es el factor Rhesus o factor Rh. Aproximadamente el 85% de la població n expresa el factor Rh en la superficie de sus gló bulos rojos mientras que el 15% restante no; esta tenencia o no tenencia se indica como + o -, respectivamente.

El factor Rh es, a menudo, combinado con el tipo ABO siendo la combinació n O+ la má s comú n aunque en determinadas zonas prevalece el tipo A y en otras el tipo B puede llegar al 80% de la població n.