Descartes

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 2,88 KB

 
a. La duda y la primera verdad
1. La duda metódica
Según el Racionalismo, el entendimiento ha de encontrar en sí mismo las verdades fundamentales. Este punto de partida ha de ser una verdad absolutamente cierta. Para ello es necesario eliminar todo aquello de que sea posible dudar. La duda de Descartes es:
-
Universal: hay que dudar de todo.
-
Metódica: su finalidad es alcanzar la verdad, una verdad firme de la que no se pueda dudar.
-
Teorética: se extiende únicamente al plano de la teoría o de la reflexión filosófica.

¿De qué duda y por qué?
-Las falacias de los sentidos le conducen a dudar de los datos suministrados por éstos.
-La imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño le lleva a dudar de la existencia de la realidad exterior.
-Puesto que a veces podemos equivocarnos al razonar, se duda incluso de la validez de los razonamientos.
-La hipótesis del espíritu maligno. Es una hipótesis improbable pero que permite dudar de la validez de principios que se consideran evidentes.
2. La Primera Verdad y el Criterio de certeza
Esta duda tan radical parece abocar al escepticismo. La existencia del propio sujeto que piensa y duda. Puedo dudar de todo excepto de que estoy dudando. Si dudo de todo por lo menos es cierto que dudo, pero dudar es pensar y, por tanto, está claro que pienso, y si pienso, existo. Descartes lo expresa con su célebre “Pienso luego existo” (Cogito ergo sum).
Características del Cogito
-Es una idea clara y distinta: es una idea que se impone con evidencia inmediata, sin necesidad de ningún raciocinio.
-Se trata de una intuición intelectual, no es un razonamiento.
-Es una verdad de la que no se puede dudar.
Criterio de certeza
Mi existencia como sujeto pensante es indubitable porque la percibo con toda claridad y distinción. De ahí deduce su Criterio de certeza: “Todo aquello que perciba con igual claridad y distinción será verdadero y podré afirmarlo con inquebrantable certeza. La base de la certeza es la evidencia.
Esa primera verdad de Descartes es la base que va a servir de fundamento para deducir a partir de ella todas las demás verdades.