El proceso de humanizacion

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 3,13 KB

 

EL PROCESO DE HUMANIZACION
Se evidencia que la postura bípeda permite que los brazos dejen de ser solo un punto de apoyo para el organismo: las manos quedan libres y pueden desempeñar funciones que antes se hacían con la boca. Los músculos de la cara se hacen débiles y permiten articular el lenguaje. Esto aleja al hombre de los animales.
El proceso de humanización se da desde el instante en que la inteligencia se manifiesta. La especie humana va desarrollando su inteligencia y su cuerpo porque la calidad de ser humano no admite grados.
Los filósofos griegos afirmaban que el hombre era inteligente porque se manifestaba a través de sus manos. Estas junto con la inteligencia son herramientas para adquirir conocimientos.
EL SER HUMANO EN EL MUNDO
El ser humano es un animal racional. Mientras que los demás seres vivos se limitan a ser en la tierra, los seres humanos se ponen a sí mismos sus propias metas. Inteligencia y libertad capacitan al ser humano para ser señor de si mismo. Solo es él el centro de su mundo pero también es excéntrico al mundo. A esta capacidad se le llama reflexión: cada uno de nosotros puede convertirse en objeto de su propio pensamiento y en ese momento se mira a sí mismo desde fuera.

ALGUIEN Y NO ALGO
Cuando el ser humano vuelve la atención sobre si, la primera pregunta que se formula es: ¿Quién soy yo?. Los individuos humanos no se identifican completamente con su especie ni se subordinan a ella. El ser humano es persona porque se convierte en autor y actor de su propia vida, de su biografía.
YO Y PERSONA
El hombre sabe que su ser no es como el de las demás cosas con las que se encuentra. Y eso es porque además de seres humanos somos un yo que no había existido con anterioridad y que en consecuencia aporta algo nuevo al mundo.
El yo psicológico es ese del que soy consciente y que surge al mismo tiempo que mi autoconciencia. Uno se hace consciente por el yo psicológico de su condición personal. Pero tal yo existe en la medida de que previamente seamos un yo ontológico; que significa que si yo soy consciente de mi yo, se debe a que en mi ser ya hay uno antes de que lo sepa, y por eso puede llegar a conocerlo.
El hecho de ser un yo (una persona) no exige la consciencia de serlo. Esto depende por ejemplo de la edad, de si está sana la persona o no… La autoconciencia depende de la existencia de un yo ontológico que esté capacitado para decir yo aunque ahora o durante las próximas ocho horas, o seis años, o en lo que le reste de vida, no esté capacitado para hacerlo.