Griego

Clasificado en Griego

Escrito el en español con un tamaño de 4,33 KB

 

La tragedia
El drama, en su doble forma de tragedia y comedia, surgió en Atenas en el siglo VI a.C y en poco mas de un siglo se definió como género. Los dramas se componían en verso. Las primeras representaciones teatrales tuvieron lugar junto a la Acrópolis de Atenas.
La tragedia no cantaba hazañas de héroes sino sus sufrimientos. Los espectadores se identificaban con el sufrimiento intenso del héroe. Las causa de ese sufrimiento no suele ser una falta moral sino un error o desconocimiento que hace que el héroe se enfrente a su destino de forma que el espectador se compadezca y libere afectos.
La tragedia griega formaba parte de los festivales de Dioniso que se celebraban en el mes de elafebolion y su contenido siempre mantenía carácter religioso. Los autores que participaban debía presentar cuatro obras y luchaban por ganar el premio y el prestigio social. Las interpretaciones primitivas consistían en la interpretación cantada del coro, cuyos componentes, los coreutas, entablaban dialogo con el director del coro, el corifeo. Luego, se incluyeron actores y el vestuario consistía de una máscara, el quitón, el himation y el coturno. Toda la tragedia constaba de tres partes: prólogo (precedía a la entrada del coro explicando los hechos preliminares de la obra), párodos (entrada del coro con su canto inicial), episodios (partes que se escenificaban entre dos cantos corales completos), estásimos (canto que entonaba el coro), éxodo (canto con que se retiraba el coro). Destacan como autores:
Esquilo: nació el Eleusis y murió en Sicilia. Sólo se han conservado siete de las más de noventa obras que compuso. Introdujo el segundo actor en escena, aunque en sus obras el coro sigue manteniendo un papel muy importante. Es característica de su obra la agrupación de tragedias en trilogías con unidad temática. Destacan obras como Los persas, Los siete contra Tebas, Prometeo encadenado
La Orestiada es la única trilogía que se conserva completa y con la que triunfó. Está compuesta por Agamenón, Las Coéforas y Las Euménides. Su tema principal es la convicción de que la justicia divina preside el orden del mundo y castiga a quien se deja llevar por la ofuscación que produce la soberbia.

Sófocles: es el autor dramático por excelencia. Introdujo un tercer acto en la tragedia y redujo la importancia del coro como personaje dramático aunque aumentó el número de coreutas a quince. También abandonó la estructura trilógica de Esquilo convirtiendo en tema central la figura de un personaje aislado. Sus obras más importantes son Edipo rey (asesino de su padre y marido de su madre), Electra (muestra a una heroína femenina de gran fortaleza que trata el mismo asunto que Las Euménides de Esquilo). Las concepciones de Sófocles presentan unos enfoques bien asentados desde su juventud. Así, en una de sus primeras obras, como Áyax, encontramos ya la piedad humana ante la crueldad del destino ajeno.

Eurípides: es el tercer gran autor de tragedias de Atenas, con una marcada personalidad aunque sus contemporáneos no lo apreciaron mucho pues triunfó en sólo cuatro certámenes y las informaciones que se han transmitido de su vida parecen burlarse del autor.
Lo más característico de él es el enfoque escéptico y humanista de sus obras. El sentimiento religioso de los trágicos anteriores da paso a un análisis psicológico de las pasiones y contradicciones humanas, para lo cual Eurípides maneja con soltura los mitos tradicionales. Así pues, en Alcestis, analiza el sacrificio por amor.
En Medea habla de la venganza de una mujer que, traicionada por Jasón, da muerte a sus propios hijos. En su interior, Medea debate entre su sed de venganza o el amor por sus dos hijos. Jasón, muertos los hijos, los buscará desesperadamente pero Medea aparece con sus cadáveres en un carro alado tirado por serpientes.