Habla Materna

Clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 4,04 KB

 
Habla materna.Esta habla es fonéticamente bien articulada, clara, fluida, inteligible y bien adaptada a la capacidad de los niños.
Esta modalidad de lenguaje ha recibido distintas denominaciones: baby talk, etc.
Características
Altura tonal superior/Mayor duración de la pronunciación de palabras con contenido semántico -sustantivos y verbos-./El ritmo de elocución es más lento./Inteligibilidad excelente.
FINALIDAD:
Los adultos perciben que bebés de pocos meses tienen una sensibilidad especial por los patrones de acentuación muy marcados. De ahí su uso para captar su atención.
La entonación facilita la comprensión de algunos aspectos del lenguaje: pedir, prohibir, reconfortar…
El ritmo de elocución más lento y la clara demarcación de los enunciados por medio de pausas facilitan la tarea de segmentación del habla del adulto. Inicialmente, el léxico utilizado por los padres es reducido y se refiere, exclusivamente, a los objetos, acciones y acontecimientos relacionados con el contexto inmediato: aquí-ahora.
El léxico es repetitivo (también en relación con las palabras idiosincráticas que imitan a los niños).
Suelen verbalizar las acciones que están ejecutando o los estados emocionales que atribuyen a sus bebés.
FINALIDAD: facilitar el trabajo de etiquetaje o de referencia, que es una de las tareas básicas del aprendizaje del lenguaje durante el segundo año de vida. El habla de los padres es correcta y está bien construida en el plano gramatical.Los enunciados suelen ser más cortos y menos complejos.
La estructura de las oraciones que utilizan las madres se ajusta al nivel de comprensión de los hijos (oraciones simples o compuestas coordinadas). La complejidad aumenta en función de la edad del niño.


Tipos de oraciones más frecuentes: declarativas, imperativas, interrogativas cerradas (respuestas síno) y abiertas (¿quién? ¿qué?).
Desde un punto de vista pragmático, las preguntas ofrecen un amplio abanico de posibilidades, ya que sirven para formular:
Peticiones o demandas de información (¿de qué color es la pelota?).
Peticiones o demandas de acción (¿me abres la puerta?).
Peticiones de autorización (¿te ayudo?).
Peticiones de acción conjunta (¿jugamos con el coche?).
Las peticiones de información tienen por objeto comprobar el conocimiento del niño sobre un objeto, una persona o acontecimiento.
Las peticiones de acción, autorización o acción conjunta tienen por finalidad dar unas pautas para guiar o facilitar la actividad desarrollada por el niño.
Otro tipo de producciones que aparecen en el repertorio de los adultos con cierta asiduidad son las peticiones de demanda de clarificación y confirmación, cuyo objeto es obtener más información a partir del enunciado producido por el niño:
Niño: Mete Adulto: ¿Lo meto yo?
Si los ajustes del lenguaje materno cumplen una función útil, en las culturas que no se producen esos ajustes tiene que haber otro tipo de conductas de los adultos que cumplan con la misma función:
Compartir el mismo espacio social (desplazarse sujetos a la espalda de la madres).
Compartir actividades familiares rutinarias, de las que extraen regularidades, que relacionan con el lenguaje de su entorno.
En síntesis, aunque hay diferentes interpretaciones, la opinión más extendida es que el lenguaje materno sirve para adaptarse a las capacidades comunicativas de los bebés, que son limitadas. El lenguaje del adulto intenta así, sintonizar o ajustarse a las habilidades de su interlocutor infantil para facilitar el proceso de adquisición del lenguaje.