La crisis alemana y el muro de Berlín

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,52 KB

 

LA CRISIS ALEMANA Y EL BLOQUEO DE BERLÍN.

El primer escenario del enfrentamiento entre los dos bloques tuvo lugar en Alemania. Este país había quedado dividido, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en cuatro zonas de ocupación militar controladas por los vencedores: soviéticos, estadounidenses, británicos y franceses. Los acuerdos de Potsdam preveían la reconstrucción de Alemania bajo un régimen democrático, pero en 1948 los aliados occidentales decidieron unificar sus territorios y anunciaron su intención de crear un Estado federal alemán separado de la zona rusa, y de establecer un sistema monetario común.

La capital, Berlín, repartida en cuatro zonas de ocupación, se encontraba en territorio soviético. La URSS decidió cerrar las fronteras y aislar el sector occidental de la ciudad. El bloqueo de Berlín duró casi un año y Estados Unidos respondió estableciendo un puente aéreo ininterrumpido para abastecer la zona oeste de la ciudad. Mientras se preparaba una Constitución que daría origen a la República Federal de Alemania (RFA) en mayo de 1949, con capital en Bonn.

Ante los hechos consumados, los soviéticos impulsaron en su zona la creación de la República Democrática Alemana (RDA), en octubre de 1949, con capital en el Berlín oriental, mientras la zona oeste continuó bajo control occidental. Así se consolidó la división entre el bloque occidental y oriental, que Churchill popularizó con el nombre de Telón de Acero. Las autoridades de Alemania de Este, a instancias de la URSS, decidieron levantar en 1961 un muro que dividía la ciudad en dos, y que se convirtió en el símbolo de la Guerra Fría.

LOS CONFLICTOS DE LA GUERRA FRÍA.

La rivalidad entre bloques, la Guerra Fría, se manifestó en conflictos fuera del territorio de las grandes potencias, ya que el desafío se producía indirectamente a través de aliados periféricos. Los conflictos deben ubicarse en el contexto del proceso de descolonización. Ambas potencias querían impedir que los nuevos países independientes se alienaran con el bloque rival.



ALIANZAS MILITARES EN LOS BLOQUES.

EE.UU. tejió una red de alianzas y pactos militares con el objetivo de aislar y rodear a la URSS. En 1949 se firmó el Pacto Atlántico, que integraba a EE.UU., Canadá y diez países de Europa occidental. Y nació la OTAN, organismo de cooperación militar bajo la dirección de Washington. La defensa del Pacífico se organizó a través de una serie de pactos con Australia y Nueva Zelanda (ANZUS), con Tailandia y Filipinas (OTASE) y bilateralmente con Japón, Taiwán y Corea del Sur. El control de Oriente Medio se concretó en el Pacto de Bagdad, que agrupaba a Turquía, Irak y Pakistán.

Como respuesta, la URSS y los países del Este también estrecharon sus vínculos. En 1949 se creó el COMECON; una organización económica del bloque socialista, y en 1955, una alianza militar, el Pacto de Varsovia, que unía la URSS y los países del Este para garantizar militarmente la seguridad e integridad del territorio comunista.

LA CRISIS DE LOS MISILES EN CUBA.

A principios de la década de 1960, un nuevo conflicto en un pequeño país, Cuba, provocó uno de los episodios más importantes de la Guerra Fría porque rompía el dominio estadounidense en el continente americano. El gobierno dictatorial de Fulgencio Batista, aliado de EE.UU. fue destituido por la guerrilla nacionalista de Fidel Castro (1959). El triunfo de la revolución y la consiguiente nacionalización de los recursos económicos provocaron la hostilidad del gobierno de Estados Unidos, que declaró el boicot económico a Cuba y ofreció su apoyo a los exiliados políticos cubanos, ayudándolos para actuar contra el régimen castrista.

La URSS no tardó en ofrecer su ayuda al régimen castrista y, en 1960, ambos establecieron relaciones comerciales. Firmaron un tratado de cooperación militar, para que Cuba se aproximase al bloque Este. Además, ese mismo año, Castro proclamó el carácter socialista de la revolución cubana y, en 1961, todas las organizaciones revolucionarias se fusionaron en el Partido Único de la Revolución, que en 1965 pasó a llamarse Partido Comunista de Cuba.

La tensión entre Cuba y EE.UU. se agravó en abril de 1961, cuando se produjo un intento de desembarco en la Bahía de Cochinos, por parte de cubanos exiliados y de norteamericanos que contaban con el apoyo de la CIA. Las autoridades cubanas firmaron entonces un acuerdo con la URSS para instalar en la isla misiles nucleares que apuntaran a EE.UU. Detectada la operación por los norteamericanos, Kennedy ordenó, en octubre de 1962, el bloqueo naval de Cuba para impedir la llegada de las piezas nucleares que transportaban los barcos soviéticos. Finalmente, Jruschev ordenó el regreso de los barcos que se dirigían hacia Cuba y retiró las armas nucleares. Como contrapartida, el gobierno de Kennedy levantó el bloqueo naval de la isla.