Los niveles de organización

Clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 4,66 KB

 

7. El aparato respiratorio
Para que nuestras células puedan obtener la energía de los nutrientes necesitan someterlos a una serie de reacciones de oxidación en las que es necesario el oxígeno (02). Como resultado de estas reacciones se produce dióxido de carbono (C02), un gas tóxico que pasa a la sangre y ha de ser eliminado.
El aparato respiratorio es el encargado de tomar el oxígeno del aire exterior, llevarlo a la sangre y eliminar, al mismo tiempo, el dióxido de carbono.
El aparato respiratorio está formado por los pulmones y las vías respiratorias. Las vías respiratorias son conductos y cavidades por los que pasa el aire desde el exterior al interior de los pulmones y viceversa; están formadas por: las fosas nasales, la faringe, la laringe, la tráquea, los bronquios y los bronquiolos.

Faringe.

Conducto musculoso y elástico, común al aparato digestivo, que conduce el aire a la laringe. En su parte inferior se encuentra la epiglotis, que impide que los alimentos .penetren a las vías respiratorias durante la deglución.
Laringe. Es un tubo corto, en cuyo interior están las cuerdas vocales, que al vibrar emiten la voz.
Bronquios. Son dos conductos que penetran en los pulmones, donde se ramifican en tubos cada vez más finos, llamados bronquiolos. Estos, a su vez, se dividen en ramas menores, que terminan en unos sacos de paredes muy finas, denominados alvéolos pulmonares.
Fosas nasales. Son dos cavidades situadas por encima de la boca y que se abren al exterior por los orificios de la nariz. Por ellas entra el aire, se calienta, y se humedece.
Tráquea. Tubo que recorre el cuello y que conduce el aire hasta los pulmones. Desciende paralelo al esófago y por delante de él. Está protegido por una serie de cartílagos en forma de C, que impiden que se aplaste.
Pulmones. Son dos órganos esponjosos protegidos por las costillas. En su interior se realiza el intercambio de gases con la sangre. Cada pulmón está rodeado de una membrana doble llamada pleura, rellena del líquido pleural, que permite a los pulmones adaptarse
a los movimientos respiratorios. El pulmón derecho está dividido en tres lóbulos y es mayor que el izquierdo, que solo presenta dos.

8. El intercambio de gases
El aire, cargado de oxígeno, entra en el sistema respiratorio a través de las :osas nasales, donde se calienta, se humedece y se limpia de las partículas que contiene, quedando retenidas por el moco segregado por las vías respiratorias.
El aire continúa por la faringe y la laringe hacia la tráquea. De la tráquea pasa a los bronquios, y de estos, a los bronquiolos, para terminar en los alvéolos, que se encuentran rodeados de multitud de capilares sanguíneos.
El intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono) entre el medio interno y el externo tiene lugar en los alvéolos pulmonares.
En cada pulmón hay millones de alvéolos que proporcionan una gran superficie de intercambio de gases. Este intercambio se realiza a través de las finas membranas de los capilares y los alvéolos, por difusión, desde el lugar en el que su concentración es mayor hacia donde es menor.
Cuando el aire alcanza los alvéolos, el oxígeno que contiene pasa a la sangre de los capilares, que llega cargada de dióxido de carbono. Este gas atraviesa las membranas en sentido inverso al oxígeno, pasando al interior de los alvéolos, desde donde es expulsado.
La sangre, cargada de oxígeno, reparte este gas a las células del organismo y recoge el dióxido de carbono producido, para llevarlo hasta los pulmones.