Mercancía

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,25 KB

 

Uno de los rasgos más característicos de la filosofía de Marx es el llamado materialismo histórico. Éste se entiende como una teoría de la evolución social, es decir, una teoría sobre el desarrollo histórico. Esta teoría tiene cinco afirmaciones claves.

- La historia de los seres humanos es la historia de las condiciones materiales que les permiten construir sus vidas. El ser humano es naturaleza y forma parte de ella. Sin embargo, también los humanos producen sus medios de vida, construyen su forma de vida, de alimentarse, de edificar sus viviendas y de usar los utensilios con que transforman la naturaleza: producen, por tanto, su vida material. Esta vida material es lo que Marx llamará el proceso económico de producción e intercambio. El materialismo histórico afirma que los restantes aspectos que caracterizan un momento histórico – la estructura social, la historia política y la historia de las ideas – pueden ser explicados por el proceso de producción de esa época.

- El modo de económico de producción e intercambio de un momento histórico dado se caracteriza por unas relaciones de producción y unas fuerzas productivas determinadas.

· Relaciones de producción: en cada etapa histórica se da una estructura social que determina de qué manera se organiza el trabajo para producir y como se reparte la riqueza producida, estableciendo las normas que rigen la propiedad. Como por ejemplo el modo de producción feudal. Esto es: unas determinadas instituciones legislativas y jurídicas, poderes sociales, formas de propiedad, etc. organizan el trabajo y distribuyen la riqueza.

· Fuerzas productivas: en cada etapa histórica se dan unas determinadas fuerzas productiva, es decir, hay una fuerza de trabajo (productores), existen unos conocimientos técnicos que se pueden aplicar a la producción y una serie de capacidades organizativas que se utilizan en la coordinación del trabajo o en perfeccionar la división del trabajo. Las fuerzas productivas y las relaciones de producción no son independientes, se corresponden unas con otras en cada época histórica

- La relación fuerzas productivas-relaciones de producción lleva en su seno el cambio, la revolución social, el paso de un modo de producción a otro. Las fuerzas productivas evolucionan dentro de un sistema de relaciones de producción que las ha fomentado. Pero llega un momento en que las relaciones de propiedad y las instituciones existentes impiden o limitan el desarrollo de las fuerzas productivas que se estaban creando. Esto llevará a un periodo de revolución social que acabará sustituyendo la propiedad y las instituciones existentes por otras más adecuadas a las nuevas formas productivas.

- El motor de la historia, la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones existentes de producción, se manifiesta en las luchas de clases. Clase significa aquí un grupo social formado por aquellos que están en una situación análoga dentro de un modo de producción. Cuando las fuerzas productivas entran en conflicto con las relaciones de producción emerge una clase social a la que las relaciones de propiedad, la estructura social en sus aspectos jurídicos, políticos, etc. ya no permiten su desarrollo. En ese punto la nueva clase entra en un conflicto abierto con la clase dominante en el que tarde o temprano acaba imponiéndose. La clase social emergente se convierte en clase realmente efectiva en su lucha cuando toma conciencia de su propia situación. Dependerá de la iniciativa humana, de la difusión de esta comprensión de sus propia situación, de la conciencia de clase, el que sea más o menos breve el plazo en el que se produzca el cambio social.

- La historia de las luchas de clases es una serie evolutiva, consiste en una sucesión de modos de producción determinados cuyo último momento es la sociedad burguesa. Ésta está llegando al punto en que será superada. Existen una serie de etapas o fases en esta historia de los modos de producción: la etapa primitiva, el modo de producción esclavista, el modo de producción feudal y el modo de producción burgués o capitalista. En este último también se está produciendo un desarrollo de las fuerzas productivas que lo sobrepasan o, lo que es lo mismo, está desarrollándose una clase (proletariado) que entra en conflicto con el orden social existente y acabará destruyéndolo. El materialismo histórico se convierte en un elemento para transformarla en una clase revolucionaria. Este papel formativo es uno de los que quería cubrir la publicación del Manifiesto y en él se encuentra expuesto en detalle el conflicto que, según Marx, acabará con el sistema burgués.