Pensamiento medieval

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 2,36 KB

 

EL HOMBRE EN EL PENSAMIENTO CRISTIANO MEDIEVAL:Comienza el cristianismo, esta nueva forma de pensar y justificar la realidad tiene sus pilares centrales en los puntos siguientes:- La verdad. Palabra de Dios dada a los hombres- La fe. Medio de acceso a las verdades rebeladas por Dios- La creación. El universo entero fue creado a partir de la nada- La Biblia. Es el libro sagrado del cristianismo.Todo esto forma el teocentrismo: Dios es el centro de todo.

LA VISIÓN DEL HOMBRE:- Dios ha creado al hombre a su imagen y semejanza. El hombre es una criatura privilegia que vive por y para Dios. Frente a Dios, el hombre es un ser que existe por la bondad de Dios. El cristianismo defiende la dignidad e igualdad de los seres humanos.- El alma humana es inmortal. Para el cristianismo el alma es el nexo de unión con el Creador. Frente al alma se sitúa el cuerpo material que es la parte que la incita al pecado.- Al final de los tiempos, el hombre resucitará en cuerpo y alma. Se pensaba que el alma resucitaba continuamente cuando el cuerpo había muerto, esto es el eterno retorno.El cristianismo propone la idea de la resurrección. El cristianismo opone una concepción lineal de la vida, hay un comienzo y un final.

Filosofía moral cristiana:- No depende de la razón, sino de las leyes de Dios. El hombre es malo por naturaleza- Es libre: el hombre tiene la posibilidad de elegir entre el bien y el mal. Depende de él, el hecho de salvarse o condenarse. Dios crea al hombre libre.

Para Santo Tomas de Aquino la naturaleza humana está compuesta de alma y cuerpo. El alma es el principio que da vida al cuerpo y por eso es inmortal. El cuerpo es material y corruptible. El alma no muere cuando lo hace el cuerpo porque no necesita el cuerpo. Defiende que el hombre es un animal racional y es el único ser que puede conocer su propia naturaleza y fijar normas de conducta apropiadas.- La conservación de la vida humana- La obligación de cuidar y educar a los hijos- La obligación moral de buscar la verdad, huyendo de la ignorancia- El respeto a la justicia y a los conciudadanos