San Agustín

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 2,76 KB

 

Ante esta pregunta lo que dice San Agustín es que para poder alcanzar la felicidad, es necesario buscar la verdad absoluta completa que trascienda todas las verdades por lo que únicamente puede ser Dios. Esta búsqueda de la verdad es un camino espiritual que nos lleva a encontrar a Dios en nuestra interioridad, en lo más profundo del alma. Una vez alcanzada esta verdad absoluta la persona alcanzará la sabiduría, y entonces es cuando será feliz. La influencia de Platón es clara porque también proponía que para alcanzar la felicidad era necesario orientar bien el alma hacia el mundo de las Ideas, de las verdades eternas e inmutables y al vislumbrar el Bien se alcanzaba la sabiduría que es la máxima aspiración del ser humano  para lograr la felicidad.  Sin embargo,cuando el alma está mal orientada y se deja llevar por el cuerpo, por los bienes del mundo sensible queda atrapada en la ignorancia y  no logra su objetivo. Igualmente  San Agustín dirá que centrar tu vida en ti mismo (amor sui), dejarte arrastrar por las pasiones del cuerpo, basarla en los bienes materiales no nos conduce a la felicidad. Estos bienes son efímeros, van y vienen,  y la felicidad que pueden reportarnos es también efímera. El Bien absoluto de Platón que  para San Agustín sería  Dios, la Verdad absoluta es el camino de la felicidad porque  una vez acogido en nuestra alma no nos abandona jamás, dándonos una paz y sosiego interior permanentes.   Entonces el ser humano sólo es capaz de hacer el bien, ha alcanzado la verdadera libertad, la sabiduría y la felicidad. En contra de esta teoría de San Agustín  se encuentran los Epicúreos, quienes basan la felicidad en los placeres, en la huida del dolor, en definitiva, en el goce de sí mismos. Además centran  la felicidad  en este mundo, algo que San Agustín criticará duramente ya que reserva la felicidad plena para la otra vida y es impensable alcanzarla sin Dios.  Centrarnos en nosotros mismos, elegir los bienes del mundo en lugar de elegir a Dios como proponen los epicúreos es el gran pecado del ser humano que le  impide alcanzar la felicidad.

.