Causas imperialismo

Clasificado en Física

Escrito el en español con un tamaño de 4,21 KB

 

sobre sus destinos. Conquista, organización y explotación de las colonias: Exploración y conquista: A mediados del siglo XIX, gran parte del interior de África, de Asia y de los océanos eran prácticamente desconocida. La búsqueda por los europeos de territorios en los que expandirse propició una serie de viajes científicos y exploraciones geográficas. Británicos y franceses realizaron las primeras expediciones, y entre los exploradores más prestigiosos destacaron los ingleses Livigstone y Stanley, que recorrieron y cartografiaron África central. Una vez conocido el territorio, la conquista fue relativamente rápida y fácil. La superioridad militar y técnica europea era tan grande que la resistencia indígena resultó bastante débil. Los europeos utilizaron las rivalidades internas entre las tribus y etnias de los territorios ocupados para enfrentarlas entre sí y también para reclutar tropas a su servicio. La organización colonial: Sometido el territorio, la colonia era organizada para ser controlada y administrada por la metrópoli. Podemos distinguir, en líneas generales, tres clases de colonias. Colonias de explotación: Eran las colonias propiamente dichas, en las que la metrópoli se dedicó especialmente a la explotación económica. No tenían gobierno propio y los europeos ejercían en ellas una verdadera política de ocupación: un gobernador, mandos militares y numerosos funcionarios mantenían la administración y el orden; el resto, pequeños funcionarios y soldados, solían ser indígenas. Los colonizadores se apropiaban de las tierras, o bien para crear grandes plantaciones, o bien para explotar yacimientos de cobre, oro, carbón y diamantes. Sus propietarios eran colonos blancos o grandes compañías con sede en Europa, y empleaban mano de obra indígena que cobraba unos salarios muy bajos. Además, se impedía a estas colonias comerciar con otros países, ya que la metrópoli poseía en exclusiva la explotación. Colonias de poblamiento: Eran colonias que, por sus condiciones climáticas, el escaso número de indígenas, o sus especiales riquezas, recibían población blanca que emigraba para establecerse de forma permanente. Estas colonias de poblamiento tenían una dependencia especial con la metrópoli, que les reconocía cierta autonomía en el gobierno interior. Dentro del Imperio británico recibieron el nombre de dominios. Ejemplos de este tipo de colonias fueron Canadá, que alcanzó el rango de dominio en 1867, y más tarde Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica. Francia llegó a considerar a Argelia como territorio nacional, es decir, como una provincia de ultramar. Protectorados: Eran territorios que, tras la ocupación europea, mantuvieron la organización estatal, el gobierno indígena y un aparato administrativo propio. Pero la metrópoli creó e impuso en ellos un gobierno paralelo que en la práctica dominaba el gobierno local y se reservaba las funciones de

Entradas relacionadas: