Crisis de la restauración : regencia de María Cristina y Alfonso XIII

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 1,86 KB

 
María Cristina ocupó el cargo de regente hasta la mayoría de edad de su hijo Alfonso XIII. Aunque fue una etapa de continuidad del sistema (Constitución de 1876), se vivieron aspectos  que atacaron el sistema político: el desarrollo de opositores al régimen.El fallecimiento de Alfonso XII había puesto en peligro todo el sistema de la Restauración, porque no tenía aún un heredero varón y cabía la posibilidad de que Isabel II reclamase de nuevo el reino, por lo que Cánovas y Sagasta se pusieron de acuerdo para estabilizar la situación política. Para evitar el regreso de Isabel II al trono y asegurar la corona para el hijo de María Cristina, se llegó a un acuerdo de turno pacífico en el poder, en el llamado Pacto de El Pardo (1885), por el que Cánovas cedía el gobierno al Partido Liberal. De esta forma la continuidad quedaba asegurada con la regencia de la reina viuda, la cual mantuvo un equilibrio institucional, pero todos los testimonios señalán una especial confianza con Sagasta, cuyas reformas alentó y apoyó.Hay una destrucción progresiva de los dos partidos por las escisiones personalistas. En el partido Liberal surgieron personajes como Germán Gamazo y Antonio Maura. En el Partido Conservador destaco la figura de Silvela. El desastre de 1898 llevó a un replanteamiento del sistema de turnos.

Entradas relacionadas: