Eclesiástico

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,41 KB

 

TEMA 5.- EL DERECHO FUNDAMENTAL DE LIBERTAD RELIGIOSA.


1..- Libertad religiosa, ideológica y de conciencia.

Estas libertades están recogidas en el art. 16 CE y tiene tres ideas básicas: que el estado esta al servicio de la persona, por lo que la libertad religiosa es un derecho humano, que pertenece a cualquier hombre por su propia condición de persona y no por ser ciudadano de un determinado estado; en la libertad religiosa se refleja la racionalidad y conciencia de cada individuo; es difícil trazar la delimitación de la autonomía de la libertad religiosa con respecto a la libertad ideológica y la libertad de conciencia.


  • Libertad ideológica. Se entiende como la inmunidad de coacción ante la actividad intelectual del hombre en busca de la verdad o en la adopción de opiniones. Tiene por objeto el conjunto de ideas y juicios que tiene el hombre sobre la vida. Pensamiento cultural, científico, filosófico, etc.

La mayoría de las doctrinas entiende que el ateismo esta dentro de este ámbito. La libertad ideológica tiene una dimensión interna, adoptar una posición intelectual ante la vida; y una dimensión externa, basada en el derecho a actuar según nuestras creencias.


  • Libertad religiosa. Es la libertad de poder optar por la manifestación publica de unas determinadas creencias religiosas. Es, también, un derecho que poseen los individuos y comunidades de vivir de acuerdo, o en desacuerdo, con las exigencias de una determinada creencia religiosa dentro del orden publico. Tiene inmunidad de coacción.

Entendemos por religión la relación diagonal con Dios, que se concreta en cuatro dimensiones: practica, enseñanza o credo, culto y observancia de las normas morales.


  • El culto. Es un conjunto de ritos y ceremonias en virtud del cual el hombre trata de ponerse en contacto con la divinidad. El individuo tiene libertad de practicar, privada o públicamente, solos o en asociación con otras personas, un determinado culto.


  • Libertad de conciencia. Se menciona en el art. 30.2 CE y es el fundamento de las libertades mencionadas. Se entiende por libertad de conciencia la autonomía del hombre para elegir cualquier convicción o creencia que desee. Consiste en el juicio de moralidad sobre las propias acciones y en la actuación conforme a ese juicio.


La libertad religiosa tiene por objeto el acto de fe, y la como fundamento de dicho acto. Abarca también el estudio de esas practicas religiosas en todas sus manifestaciones: individuales o colectivas, publicas o privadas. Se diferencian, por tanto, cuatro dimensiones:

    • individual: son titulares de derechos todos los ciudadanos, en cuanto a su condición de creyentes.

    • Comunitaria: son titulares de derecho los grupos.

    • Interna: es un acto privado.

    • Externa: es una manifestación publica.


2.- Naturaleza jurídica de la libertad religiosa.

La libertad religiosa esta discutida. Para un sector de la doctrina es un derecho natural, innato. Otros consideran que si no esta positivizado no puede darse como libertad. Se discute también, si es un derecho absoluto, oponible erga omnes, o relativo, y se encuentra con unos limites que son los derechos de los demás y el orden publico. Unos entienden que es un derecho positivo y otros creen que es negativo.

Además, para unos, los derechos fundamentales son anteriores ala constitución y al ordenamiento jurídico y derivan de la propia naturaleza (tesis iusnaturalista); para otros, los derechos fundamentales solo existen en la medida en que se establecen en el ordenamiento jurídico (tesis positivista); y un tercer grupo cree que los derechos fundamentales proceden de un orden de valores, anterior al ordenamiento jurídico, pero que solo adquieren naturaleza de derechos tras su positivación.


En conclusión diremos que la libertad religiosa es un derecho que:

    • Por su origen, consideraremos natural.

    • Por el contenido será matriz, es decir, que resulta imposible determinar las manifestaciones positivas del derecho.

    • Por el ejercicio, es personalísimo, es decir, que puede oponerse frente a todos erga omnes.

    • Por los destinatarios, pertenece a todas las personas.


3.- Sujetos de la libertad religiosa.

El art. 16.1 CE reconoce como sujetos a los individuos y a las comunidades. Entre los sujetos hay que distinguir entre los sujetos activos, individuos y comunidades, y los sujetos pasivos, el estado por excelencia.Los sujetos activos son los individuos. Toda persona tiene derecho a profesar o no una religión. En el aspecto interno, la libertad religiosa se confunde con la libertad de conciencia. En el aspecto externo, el sujeto va a vivir conforme a sus creencias religiosas.Las comunidades tienen unos derechos propios y específicos que no son la suma de los derechos individuales. En el aspecto interno encontramos la autonomía de las confesiones para organizarse de acuerdo con sus exigencias. El aspecto externo implica el derecho a crear centros de difusión de la doctrina que lo solicite. Es una forma de crear prosenitismo dentro de la ley.El sujeto pasivo por excelencia es el Estado.

Entradas relacionadas: