Industria domiciliaria

Enviado por juanmam97 y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 2,98 KB

 

La economía del Antiguo Régimen español continuaba marcada por el abrumador peso de la agricultura, que proporcionaba empleo a más del 80% de la población y era la principal fuente de riqueza. Desde hacía siglos, la mayor parte de la agricultura estaba en manos de grandes señores nobles y eclesiásticos. Este modelo dificultó la modernización de la agricultura española, que pervivía con tecnologías obsoletas, que vienen a explicar su escasa productividad y de ahí la deficiente alimentación de la población y el escaso movimiento de mercancías y capitales en una economía. Por su parte, la ganadería tampoco experimentó transformaciones importantes, ya que se mantuvo la institución de la Mesta, que aunque verá reducidos sus privilegios, continuó siendo la principal responsable del mantenimiento de una economía colonial, ya que exportábamos las materias primas que podrían haber alimentado la industria española.

La industria tampoco experimentó grandes cambios, ya que la institución de los gremios en las ciudades provocaba el rígido control de la producción artesanal, evitando la libre oferta y demanda. Sin embargo, la política económica de los Borbones vino a abrió las Manufacturas Reales, que hicieron aumentar la producción y con ello incrementaron las posibilidades del débil comercio interior. Éste, por su parte, se mantenía estancado debido fundamentalmente a la pervivencia de diversos sistemas de pesos, medidas y monedas, una red de caminos carreteros antiguo y mal diseñado, y la escasa producción artesanal. De este panorama sólo se escapaba el activo comercio con las colonias americanas, en manos de modernas Compañías Comerciales, a veces de origen extranjero, que aprovecharon el monopolio castellano del comercio con América para exportar las manufacturas que las colonias no podían elaborar e importar las materias primas de todo tipo que en su mayor parte eran revendidas al resto de países europeos.

El evidente estancamiento de la sociedad y la economía española en líneas generales, sufrirá, sin embargo, importantes avances con las medidas modernizadoras que los monarcas de la dinastía Borbón impulsarán a lo largo del Siglo XVIII, medidas ilustradas que, sin llegar a alterar la estructura intocable del Antiguo Régimen español, abren grietas y establecen contradicciones que estallarán más tarde con el cambio de siglo y el impacto fenomenal de la Revolución Francesa.

Entradas relacionadas: