Inicio del partido obrero Europa

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 3,78 KB

 
Durante el sexenio revolucionario, se produjo el máximo apogeo del movimiento obrero que se identifico con el Republicanismo Federal. Con la Restauración se ilegalizaron las asociaciones obreras, hasta la subida de los liberales de Sagasta al poder, en 1881. Este hecho permitíó salir a la luz del PSOE, fundado en 1879 por Pablo Iglesias, seguidor del socialismo marxista. El PSOE se constituyó oficialmente como partido político en 1888, en un congreso en Barcelona, donde también se fundó UGT, un sindicato vinculado al Partido Socialista. La implantación del socialismo en España quedó reducida a los núcleos de Madrid, Asturias y Vizcaya. Los partidos del anarquismo organizaron, en 1881, la Federación de Trabajadores de la Regíón Española. La violencia y el terrorismo anarquista protagonizaron la década de los 80 y, sobre todo, de los 90, básicamente en Andalucía y Cataluña. Cádiz vivíó en los años 80 una oleada de atentados contra las propiedades y cosechas de de la que se culpó a una supuesta organización terrorista, la Mano Negra. Entre 1893 y 1897, los atentados anarquistas se concentraron en Barcelona. Entre ellos cabe destacar el atentado contra el general Martínez Campos y el estallido de dos bombas en el liceo. La represión dura e indiscriminada ejercida por el gobierno de Cánovas afecta también a sindicalista y organizaciones culturales educativas. Los procesos de Montjuïc, con más de 4000 detenidos y 5 ejecuciones ejemplifican esta actitud, esa es la misma violencia terrorista que costó la vida al propio Cánovas en 1897. La represión y la división interna desorganizaron el movimiento anarquista. Durante el Siglo XIX las estructuras agrarias se mantuvieron con fuerza a pesar del proceso de urbanización. Los campesinos siguieron constituyendo la mayor parte de la población. Continuaron inmersos en la tradición, el inmovilismo, las creencias religiosas y el rechazo a las nuevas ideas políticas, ya fuese el liberalismo o el socialismo. También se resistieron a las nuevas prácticas económicas. Eso sin embargo, no impidió su asimilación a las nuevas formas capitalistas de producción y su conversión en obreros asalariados rurales. Desaparecieron los vínculos legales que los había dado a sus señores, algo que aconteció en algunos países muy tardíamente. Sus condiciones de vida no mejoraron y generaron un constante flujo migratorio a las ciudades industriales, donde fueron transformados en mano de obra sin cualificar, mal remunerados y víctimas del hacinamiento urbanístico. En algunos casos esa emigración se hizo hacia países extranjeros y constituyó un acontecimiento masivo, como el protagonizado por los irlandeses AS Inglaterra y Estados Unidos o los polacos que viajaron a Alemania. En Canarias hubo dos grandes bandos, en las islas orientales, se organiza el Partido Liberal canario que controla la vida política de aquella provincia, fracasando los intentos de un partido conservador. En las islas occidentales, se organiza en 1875 un partido conservador y ya a finales del Siglo XIX organiza y controla la vida de nuestra provincia el Partido Liberal canario. Sin embargo, hay que observar que el prestigio social y económico era realmente lo determinante, no las diferencias ideológicas o programáticas. Por tanto, el caciquismo seguirá por largo tiempo controlando las votaciones, concretamente hasta la II República.

Entradas relacionadas: