Liberalismo vs absolutismo

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,06 KB

 
6.4 Conflictos y tensiones durante el Trienio: Las reformas suscitaron rápidamente la oposición de la monarquía y de los absolutistas.  Fernando VII había aceptado el nuevo régimen forzado por las circunstancias. También conspiro contra el gobierno, buscando recuperar su poder absoluto mediante el apoyo de las potencias absolutistas. Asimismo, el descontento de los campesinos se tradujo en protestas y levantamientos. Los antiguos señores eran ahora los nuevos propietarios y los campesinos se convertían en arrendatarios. La nobleza tradicional y la Iglesia, perjudicadas por la supresión del diezmo y los privilegios, y por la venta de bienes monacales, estimularon la revuelta contra los gobernantes del Trienio. En 1822 se alzaron partidas realistas en Cataluña, Navarra, Galicia. 

Finalmente, las tensiones se produjeron también entre los liberales, que se dividieron en dos tendencias:
-Los moderados gobernaron hasta 18822. Eran partidarios de reformas más favorables a las élites sociales (nobleza y burguesía propietaria), que no provocasen conflictos con el rey y estaban a favor de la negociación política con los realistas.
- Los exaltados, en buena medida organizados en sociedades patrióticas, planteaban la defensa inapelable de las libertades, el pleno desarrollo de la Constitución y la necesidad de reformas radicales mas próximas a las clases medias y populares.

6.5 La liquidación del Trienio: El triunfo del liberalismo en España contagió a otros territorios y alarmó a las potencias que habían formado la Santa Alianza con el objetivo de intervenir militarmente ante cualquier amenaza liberal. Las demandas de ayuda de Fernando VII dieron lugar a la formación de un ejército francés, los Cien Mil Hijos de San Luis, que bajo el mando del duque de Angulema atravesó los Pirineos en 1823 con el fin de restablecer el orden tradicional. La resistencia del ejército liberal fue escasa. Tras la ocupación de Madrid, se nombró un Consejo de Regencia y un gobierno absolutista, que derogó las normas y decretos promulgados durante el Trienio. Fernando VII recuperó su condición de monarca absoluto (1823), inicio inmediatamente la persecución de los liberales e implantó un régimen de terror.

¿Por que fue ominosa la década de 1823 a 1833? El regreso al absolutismo fue acompañado de una gran represión de la oposición y de un retorno al inmovilismo político, sin que el rey, atenazado por el miedo al liberalismo, iniciase las reformas que el país requería. Ademas se creó un cuerpo militar encargado directamente de la persecución del liberalismo. Ante la gravedad de emergencia social, algunos ministros proponían la necesidad de una amnistía para superar la situación de violencia. La perdida de las colonias americanas agravo la crisis. A partir de 1825, el rey, buscó la colaboración del sector moderado de la burgesia y propuso un nuevo ministro de Hacienda. Esta actitud incrementó la desconfianza de los sectores más tradicionalistas de la Corte, descontentos con el monarca porque había restablecido la Inquisición y no actuaba de forma mas contundente contra los liberales.  Entonces interfirió la cuestión secesoria: Fernando VII se casó con su sobrina María Cristina de Borbón, y en 1830 tuvo una hija, Isabel. Para poder nombarla su sucesora, el rey promulgo la Pragmática Sanción, norma que autorizaba la sucesión femenina al trno, prohibida hasta entonces por la Ley  Sálica. Los mas conservadores consideraron ilegal la sucesión de Isabel  sosteniendo que debía recaer en Carlos, hermano de del rey y defensor del absolutismo.
¿ Por que entró en crisis el Antiguo Régimen? La invasión napoleónica de 1808 precipito la crisis del Antiguo Régimen y abrió las puertas a la introducción en España del liberalismo sobre la base de la celebración de las Cortes de Cádiz y la promulgación de la Constitución de 1812. El intento de Fernando VII de retornar al absolutismo provoco un permanente enfrentamiento entre liberales y absolutistas, en el que el absolutismo consiguió siempre imponerse por la fuerza. La crisis definitiva se desató ante la cuestión sucesoria. Mientras los absolutistas defendían el trono de don Carlos, hermano del rey, su hija y heredera Isabel buscó el apoyo de los sectores liberales.

Entradas relacionadas: