L'illa

Clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 18,41 KB

 

5. Explica en qué medida la narrativa corta de Quim Monzó

refleja la sociedad contemporánea y con qué recursos literarios lo

hace.

Quim Monzó (Barcelona, ​​1952) es autor de varios libros de cuentos 1, algunos

excepcionales, en los que no ha usado nunca esa lengua ortopédica que

convertir buena parte de la literatura catalana en un cadáver rígido. La mejor

referencia de su narrativa corta la tenemos en Ochenta y seis cuentos (1999).

Los cuentos de Quim Monzó sorprenden y perturban. Su lectura permite

advirtió el rigor del autor en la técnica de armar la narración corta y la uniformidad

de un estilo que no tiene nada que ver con la simplificación lingüística. Cada una de las

palabras que escribe Quim Monzó es insustituible y fascinante. Su prosa

cautiva porque no tiende al ornamento ni a la retórica, sino porque cada

palabra, cada frase, consigue deshacerse de su uso diario neutro, logrando

de este modo la restitución de su valor original, así, las frases hechas dejan

de ser tópicas. Se puede decir que la prosa de Monzó es tan inimitable como la de

todos los grandes escritores.

Sus cuentos son un reflejo de la sociedad contemporánea para una buena

cantidad se centran en torno a los conflictos sentimentales, tanto por el espacio

dedicado a narrar la soledad de las parejas como por lo que se fija en los trasiegos y

las contrariedades que debe sufrir y superar un individuo solitario para conseguir

cualquier compañía. Monzó hace que las historias esquivan cualquier tentación

melodramática y, optando por una mirada violenta y seca, narra los trastornos

cotidianos del sexo y el amor con frialdad.

Otro hilo temático es el que convierte la narración en una guía contemporánea

de la vida exasperada de una gran ciudad. La soledad, la desesperanza,

el aburrimiento y los actos incomprensibles y rutinarios de cada día quedan

reproducidos en las vueltas que pegan los personajes de Monzó entre las caras

anónimas de los vecinos de las calles y los clientes de los bares, inseguros y en busca de

no se sabe bien qué ilusión. Estos caminos sin rumbo que emprenden los

protagonistas de muchos de cuentos de Monzó suelen convertirse en una mezcla

indefinida de rito y juego. Son estrategias para retrasar la locura y la desolación.

Otro grupo temático es la fábula moral, así como los que exploran la actividad

de escribir y crear, las paradojas, las ambigüedades y los enigmas que acompañan

el acto de hacer literatura.

Sus cuentos admiten diversas lecturas porque Quim Monzó ha tenido el

suficiente respeto por el lector para trazar múltiples y desconcertantes caminos.

T6 Describe las tendencias más relevantes de la poesía en el período

que va desde la posguerra hasta finales de los años 70

En los primeros años de posguerra sucedió un segundo periodo en que fue posible

construir una infraestructura cultural elemental; aparecieron las primeras

editoriales 1 y también las primeras revistas literarias valencianas de posguerra.

En medio de un ambiente de carestía y desolación, caracterizado por la posguerra de la

Guerra Civil española y de la Segunda Guerra Mundial, también arraigó entre los

poetas del existencialismo parisino (Albert Camus, Jean Paul Sartre): un

movimiento inconformista, filosófico y literario que, más allá de las convenciones

estéticas, otorgaba prioridad a los temas derivados de la relación de la persona

humana con la realidad más cruda y tangible, y reflejaba la angustia de vivir en un

mundo absurdo. Algunos de los poetas valencianos que ubicamos en el «Grupo poético de

posguerra »3 (1943-1960) se movieron entre el simbolismo intimista y el

sentimiento existencialista, y escribieron poemas que respondían a las

características siguientes:

-Alejamiento de la realidad.

-Discurso reflexivo, relacionado temáticamente con el dolor, la muerte y el absurdo

del mundo y de la vida.

-Puntos de vista religiosos y humanistas.

-Tendencia al hermetismo expresivo.

El poeta simbolista y existencialista de la década de los 50 trataba de sugerir la

realidad a través de la evocación simbólica, potenciando la palabra poética como

base de un discurso proclive a la religiosidad y el humanismo, y distanciado de la

realidad inmediata, en que predominaba la metáfora, el símbolo, el hermetismo

expresivo y el rigor formal. Pero los jóvenes poetas de comienzos de los 60, en

contraposición a los postulados de la generación precedente, se adscriban a la estética

realista.

En 1960 se publicaron tres libros capitales de la nueva poesía realista que

iniciaba entonces en las letras catalanas: La piel de toro, de Salvador Espriu;

Da nuces pueris, de Gabriel Ferrater y Vacaciones pagadas, de Pere Quart.

7. Explica las aportaciones de Vicent Andrés Estellés al género poético.

Vicent Andrés Estellés (Burjassot, 1924-Valencia, 1993) empezó a escribir

poesía en la posguerra, pero fue conocido sobre todo a partir de los años 70. Escribió

desde la periferia literaria que era entonces Valencia, y lo situamos en el «Grupo

poético de posguerra »(desde 1943 hasta 1960).

La obra poética de Andrés Estellés no es fácil de encasillar porque es prolífica,

original y exuberante. Escribir poesía fue para él una necesidad casi

biológica. Fue un poeta apasionado que retrató admirablemente la vida

cotidiana. Sus temas son el amor, la muerte, el sexo, el miedo, la ciudad, el campo,

la mujer.

En la variada gama temática y tonal de su lírica, Estellés hace bandera de un

sentimiento cívico colectivo, presentándose como intérprete de las reivindicaciones

del pueblo. La dignidad personal y civil es uno de sus valores más incontestables.

La patria no es para él una palabra grandilocuente y vacío, sino el drama colectivo

de un idioma, la tragedia de una cultura, el dolor causado por una libertad nacional

oprimida por un régimen de tinieblas.

Es un poeta de descripciones detallistas. En plena posguerra, época de miseria y

represión, Estellés, que fue periodista, mantiene una actitud de cronista apasionado,

y hace un inventario de los personajes y los acontecimientos que constituyen su

mundo de cada día con una poesía muy personal que quizás es la esencia de

Valencia y su gente. A través de la ternura, la rabia, el sarcasmo y el amor,

Estellés expresa la gloria y la miseria de un país. El resultado es un discurso

absolutamente digno con el que formula una crónica amarga y al mismo tiempo

esperanzada.

Fiel a sus raíces, Estellés forjó su lenguaje literario sobre:

(A) la lengua poética de los clásicos valencianos del siglo XV, especialmente la

de Ausiàs March.

(B) la lengua de las obras contemporáneas de la literatura

catalana / valenciana, sobre todo la de los poetas del siglo XX.

(C) la lengua coloquial que aprendió en l'Horta durante la infancia y que

mantuvo viva durante toda la vida. 1

La muerte fascina Estellés. En su poesía no es un absurdo metafísico ni un

recurso metafórico. Cuando el poeta de Burjassot habla de la muerte está, de hecho,

hablando de un cadáver tendido en el suelo, de la muerte concreta de la hija; de un cementerio,

de un nicho, de un destino de humillaciones continuas.

T8 Explica las características más importantes de la producción

poética de Salvador Espriu

Salvador Espriu y Castellón (Santa Coloma de Farners, Girona, 1913-Barcelona

1985) fue un poeta, dramaturgo y novelista catalán. Debido a las conmociones

de la Guerra Civil, fue otro escritor oficinista, como Franz Kafka o Fernando

Pessoa, autores, como él, también herméticos y cabalistas.

La obra de Espriu, caracterizada por la mezcla de un intelectualismo extremo y de un

descriptivismo menudo cáustico, tiene una gran singularidad. La riqueza idiomática, la

complejidad temática y de fuentes, la capacidad para describir en términos

trascendentes la historia colectiva, han hecho que sea considerada como una de las

más importantes de la literatura catalana del siglo XX.

En su primer libro de poesía, Cementerio de Sinera (1946), Espriu evocó

el mundo destruido por la guerra que identificaba con la mítica Sinera (Arenys de

Mar). Los cuatro libros siguientes (1952: Los horas; Mrs.. Death; 1954: El

caminante y el muro; 1955: Final del laberinto) forman el llamado ciclo lírico.

Estos libros trazan un camino de interiorización que culmina con la experiencia

mística de Final del laberinto, donde Espriu sigue los principios íntimamente ligados

a la teología negativa, según la cual Dios se comporta como un ciego con respecto a la

humanidad.

La posición mística de Final del laberinto cambió en La piel de toro (1960), sin

duda el libro de más resonancia del autor. La poesía de Espriu, considerada

metafísica hasta entonces, fue calificada como realista. El tono épico o didáctico de

la obra pareció extremadamente moderno, a pesar de la vaguedad social del

discurso del poeta, que sólo se limitó a hablar en general de la libertad, la

justicia y la tolerancia. En La piel de toro Espriu vertía reflexiones sobre la

diversidad y la tolerancia y técnicas antiguas (uso personal de los símbolos y mezcla

de sátira, épica y elegía). Sin embargo, el libro adquirió un carácter de

discurso cívico, debido al clima que se vivía en la sociedad catalana del momento,

así como por el hecho de centrar el punto de vista en el conjunto de Sefarad (la España

judía), lo que actuó como catalizador de una nueva actualidad del poeta,

incluso internacional.

T9 Describe las características básicas de la poesía actual

A comienzos de la década de los 70 se recuperó la obra de JV Foix y se publicaron dosllibres capitales que superaron el realismo y inclinaron la poesía catalana de las últimas décadas hacia el simbolismo y el experimentalismo: Los Espejos (1970), de Pere Gimferrer , y Poesia rasa (1970), de Joan Brossa.

La poesía no realista, que en pocos años se convirtió en hegemónica, presentó las

características siguientes:

(A) Nuevos parámetros del código textual: la pretensión del poeta, de acuerdo con los

planteamientos estéticos del momento, introducía el lector en el texto o del discurso que

conformaba la escritura misma, la cual no necesariamente contenía una anécdota o

un argumento.

(B) Práctica rebelde: conectando con prácticas de escritura que habían conformado la

historia de la poesía del siglo XX-el simbolismo, el vanguardismo, el surrealismo,

etc .-, la poesía se consideró como un discurso autónomo, contrario a la lógica del

realismo.

(C) Nuevos valores de la palabra poética: la palabra poética dejó de ser utilizada para

narrar y pasó a sugerir, evocar, a ser imaginativa y ambigua.

(D) La poesía, herramienta de investigación: la poesía fue considerada de nuevo como una herramienta

de investigación de la subjetividad del poeta, como un camino de acceso al mundo de las ideas,

que dio lugar a múltiples actitudes creativas, relacionadas con el mundo onírico. El

poema dejó de ser diáfano para ser hermético.

(E) Nuevos argumentos: los poetas argumentaron desde puntos de vista innovadores, como

ahora la reivindicación de la disidencia, la ruptura con los valores de la tradición cultural,

familiar y social, el deseo de modernidad y el afán de universalismo.

En 1973 la poesía valenciana, de forma simultánea al que ocurría en la poesía

catalana (1973: Llibres del Mall, Ramon Pinyol y Xavier Bru de Sala) se alejó del

realismo precedente. Los nuevos referentes fueron Joan Navarro (1974: Grills afilan

cuchillos al despuntar el miedo) y Salvador Jafer (1974: El amortiguada estela de la playa).

La antología de Amadeu Fabregat (1974: Carne fresca) recogió este cambio de orientación.

10. La poesía de Miquel Martí i Pol ha conseguido un gran eco

social. Explícalo y razona-lo.

Miquel Martí i Pol (Roda de Ter, 1929-2003) es el poeta más leído y popular de

las últimas décadas en Cataluña. Su tono popular lo hacían accesible a todos los

públicos sin perder el favor de la crítica ni las instancias académicas. Su

constante referencia a la situación social y nacional catalana había hecho que muchos

de sus poemas fueron sistemáticamente citados por políticos y otros dirigentes

sociales, mientras que muchos cantantes habían puesto música a sus creaciones,

lo que contribuyó aún más a su popularización. 1

Miquel Martí i Pol había nacido en el seno de una familia obrera. Su padre era

cerrajero. Debido a la precaria situación económica de la familia, a los 14 años

comenzó a trabajar como contable, pero en 1972 tuvo que cerrar debido

de una esclerosis múltiple. A finales de los cincuenta, se añadió en el núcleo pionero de la

Nueva Canción como cantautor. Políticamente, militó en el PSUC y fue miembro

de la Asamblea de Cataluña.

Poesía y vida son dos elementos que absolutamente ligados en su obra. Los

sus poemas reflejan todas las etapas del poeta: la reflexión metafísica, la

poesía realista y comprometida, enfermedad y su superación, el compromiso

nacional, el paso del tiempo y el balance de vida.

Su poesía fue un tiempo interior, personal y subjetivo, con un tiempo abierto,

exterior y social. La suma de estas dos voces configuran en un todo su

poesía, que ha evolucionado y ha oscilado según las vicisitudes de su biografía

personal y los cambios y las transformaciones de la sociedad catalana.

Miquel Martí i Pol, poeta comprometido con la vida, ha construido su

experiencia biográfica y poética sobre tres grandes valores humanos: la sinceridad,

la autenticidad y la solidaridad.

Cuestión 11. Evolución del teatro del posguerra hasta los años 70.

En esta época tan difícil, el público prefería obras de evasión. El éxito de este género podía haber representado el punto de partida de la recuperación del teatro valenciano, pero esta recuperación no se produjo por el desprestigio del valenciano, el cual supuso la muerte del sainete, ya que se percibía como un "teatro de pueblo ". La falta de público y la censura llevaron a la desaparición a muchas compañías, y los teatros se convirtieron en cines. Además es la época de expansión del cine, que quitó público del teatros.

Hacia el final de los años 50 se intentó renovar el teatro valenciano con ayudas del Teatro Club, el Aula Ausiàs March y el Teatro Estudio de lo Rat Penat, donde estaban informados sobre la evolución del teatro europeo.

Valencia no supo adaptarse a los nuevos tiempos, sólo unos pocos autores de la llamada "generación perdida" publicaron obras. Lo hicieron con un corte generacional con el final del sainete, la voluntad de modernización y querían atraer público nuevo al teatro en valenciano. Pero durante los años 60 hacen crisis todas las opciones y los jóvenes que querían ejercer como profesionales se ven forzados a emigrar a Madrid.

En la década de los 60 aparecieron nuevos grupos que impulsaron la renovación del espectáculo teatral. Es un "teatro independiente" que tenía como objetivos: la superación del pasado abandonando totalmente el sainete, la creación de obras modernas y críticas con la situación social y política, la captación de un público joven, el uso de una lengua normalizada sin vulgarismos ni castellanismos, y la formación de los actores.

Cuestión 12. Describe los aspectos más importantes de la obra teatral de Manuel de Pedrolo.

Podemos dividir el teatro de Pedrolo en tres etapas, a pesar de que, propiamente, sólo tiene una etapa central intensa y sólida, que situamos en la segunda mitad de la década de los años 50. En este periodo Manuel de Pedrolo plantea una reflexión rigurosa y compleja sobre algunos puntos fundamentales de la existencia humana y formula preguntas inquietantes y permanentes sobre algunos interrogantes absurdos. Así, se interroga sobre la solidaridad humana, el conformismo ante la realidad, el afán de revuelta y sus dificultades, la búsqueda del conocimiento, la incomunicación, la muerte y la trascendencia (Los herederos de la silla, 1954). Los personajes de Pedrolo habitan un mundo cerrado que los separa de manera radical del espacio exterior. Así, nos encontramos con personajes encarcelados, los más decididos de los que luchan por derribar los muros de la prisión, si bien los demás terminan en buena medida por admitirlos y acostumbrarse a causa del miedo que despierta en ellos el espacio exterior. Escénicamente, estos conflictos soportan unas situaciones cerradas, angustiosas y claustrofóbicas, en el que los personajes se encuentran sometidos a acciones rutinarias e inútiles: Cruma (1950), Piel vieja en el fondo del pou1 (1957), Nuestra muerte de cada día (1958) , Hombres y No (1959), Técnica de cámara (1964), Situación bis (1965), etc.

Preocupado por la condición de la persona humana en un sentido trascendente, pero comprometido con un país y un momento muy concretos, Pedrolo hereda la temática existencial y se sirve de las formas del absurdo. El teatro de Manuel de Pedrolo es pesimista cuando toma en consideración los problemas colectivos y plantea una rigurosa transposición de la realidad, hecha por medio de unos rasgos representativos que la sintetizan y la definen. Los personajes viven abocados hacia su mundo interior, que tratan de explicarlo sin que ello signifique que no tienen interés por el mundo de los demás. Muy a menudo los personajes viven prisioneros del presente, intentando aclarar su origen, ya que tan sólo tienen un recuerdo impreciso del pasado, que los confunde.

Entradas relacionadas: