Dominios

Enviado por abel y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 18,44 KB

 

Causas económicas

Las explicaciones económicas vinculan la expansión del imperialismo contemporáneo

a las necesidades de la industria de los países desarrolados. En el último tercio del s.XIX,

los europeos buscaron nuevos espacios económicos con los siguientes objetivos:

- establecer mercados

- conseguir materias primas y energéticas en abundancia y a bajo coste.

- utilizar mano de obra no cualificada y con bajos salarios.

En los territoros donde se instalaron los colonos europeos, se contruyeron infraestructuras

(ferrocarril, puertos) con la finalidad de favorecer la entrada y salida de productos.

Factores políticos y demográficos

La expansión de las potencias industriales estuvo provocada por el deseo de aumentar su

poder político a escala internacional mediante la hegemonía colonial.  Los dirigentes políticos

europeos consideraron las colonias como un factor estratégico para incrementar su poder militar

en todos los rincones del mundo.

Por último, el enorme crecimiento natural que conoció la población de Europa en ese período,

la llamada explosión blanca, generó un importante flujo migratorio.

Aunque el grueso de la emigración acabó dirigiéndose hacia América, una forma de conquistar

nuevos territorios como lugar de asentamiento de la población.

Causas ideológicas

Se constituyeron sociedades científicas que organizaron expedicione geográficas y antropológicas

para adentrarse en África y Asia, como las llevadas a cabo por periodistas, misioneros o aventureros.

Estas exploraciones , serían utilizadas por los colonizadores con fines militares o económicos.

Las causas profundas del imperialismo son incomprensibles sin buscar su razón de ser en las concepciones

racistas que defendían la superioridad de la raza blanca. Esta concepción racista vino acompañada de la exaltación

nacionalista de los grandes Estados coloniales, que afirmaban su superioridad y proclamaban su dber de difundir

la cultura, la religión y la civilización europeas por todo el mundo.

El colonialismo se disfrazó de un paternalismo que sostenía, que la responsabilidad del hombre blanco era civilizar

a los pueblos considerados inferiores mediante la instrucción y la educación. Esa labor destacó

la actividad misionera de las iglesias cristianas anglicana, catolica y protestante, que justificaban

su intervención por la necesidad de evangelizar a los pueblos considerados como primitivos.

Del colonialismo al imperialismo

El imperialismo es la culminación del colonialismo iniciado en el s. XVI.

Los viejos imperios estaban ubicados principalmente en el continente americano; en la nueva etapa,

la ocupación se realiza sobre todo en África, Asia y en el Pacífico.

En segundo lugar, mientras las antiguas colonias habían sido fundamentalmente de asentamiento y los

emigrantes habían creado sociedades similares a las europeas, las nuevas serán, territorios de ocupación,

donde una pequeña monoría de uropeos ejercerá el control polítio y económico.

Po último, las posesiones coloniales de la etapa precedente dieron lugar a escasos conflictos, mientras que

el imperialismo del s.XIX presentó un carácter belicioso, con frecuentes guerras, ya que la expansión colonial

se había convertido en un objetivo fundamentalmente de la economía y la política de los países industrializados.

El desmembramiento de África

El proyecto británico trató de conctar el norte con el sur de África mediante el ferrocarril El Cairo- El Cabo, con el

objetivo de dominar la fachada oriental del continente y controlar el oceáno Indico. Gran Bretaña obtuvo en esta

carrera algunos de los mejores territorios, ricos en productos minerales o de gran valor estratégicos.

El proyecto francés pretendía ejercer el dominio de una franja que se extendía en sentido este-oeste. Desde sus

posesiones en Argelia, dominó el norte de África y se extendió hacia Sudán, donde acabaría enfrentandose con los

británicos.

Por último, los comerciantes alemanes se instalaron en África central y esa área se convirtió en una zon de conflicto

entre las potencias europeas.

Conferencia Internaciona en Berlín, se elaboró una cata que estipulaba algunas condiciones para la expansión

coloniasl en África: garantizaba la libre navegación por los ríos Níger y Congo, establecía los principios para ocupar

los territorios africanos por parte de la metrópoli.

El primer conflicto fue la guerra de los béors, que se desarrolló en dos fases(1880-1881 y 1899-1902). Ambas

enfrentaron al Reino Unido con los colonos holandeses, llamados bóers.

La noticia de que se habían encontrado importantes minas en el Transvaal fue el motivo que impulsó

a los británicos a invadir esas pequenas repúblicas. Al cabo de varios años de guerra, los territorios fueron

anexionados al Imperio británico,

Un segundo conflicto enfrentó a Francia y Gran Bretañay se desarrolló en 1898, en un territorio al este del lago Chad,

en el alto Nilo, llamado Fachoda.

Finalmente, los franceses cedieron y se retiraron del territorio.

La ocupación de Asia

La  colonización británica se concentró en la zona de la India. Tras las revueltas de los cipayos, en 1857, el gobierno

británico asumió directamente el control de la India y estableció un virrey.

Las reformas administrativas, económicas, sociales y militares hicieron de esa colonia la más clara muestra del esplendor

del poder británico, y la reina Victoria fue proclamada empreatriz de la India (1877).

La expansión francesa tuvo su centro en Indochina, lo que dio origen a una serie de conflictos en Asia suroriental.

Francia, presente en la Cochinchina desde los años 1858-1860, fue anexionándose, entre 1860 y 1880, toda la región

del Mekong y estableció un protectorado sobre Camboya.

Después de una guerra con China, implantó protectorados en Annan y Tonkín.

Con todos esos territorios, en el año 1887, Francia creó la Unión Indochina, a la que en 1893 se unió el reino de Laos.

En el s. XIX, el Imperio ruso continuó su expansión hacia Siberia, iniciada en el s.XVII, hacia el sur.

También surgieron rivalidades territoriales con China y en 1904-1905 se produjo la guerra ruso-japonesa, enfrentó

a las dos grandes potencias imperialistas asiáticas.

Caso aparte es el control de China, no fue ocupada por ningún país.

En 1839, el gobierno chino prohibió la entrada del opio, pero los ingleses continuaron vendiéndolo. El conflicto desembocó

en las guerras del opio(1839-1842 y 1856-1860) gracias a las cuales el gobierno británico consiguió el enclave de

Hong Kong y la apertura de doce puertos al comercio internacional, evidenció la debilidad del Imperio chino ante

Occidente.

El imperialismo de Estados Unidos

Las causas económicas del expansionismo americano se explican a partir del gran crecimiento económico de Estados

Unidos a finales del s.XIX. En efecto, las crecientes dificultades arancelarias.

La aplicación de la teoría de la supervivencia de las especies de Charles Darwin a las sociedades, el denominado

darwinismo social, alcanzó una notable difusión, entendiendo la idea de que Estados Unidos, debía competir

encarnizadamente con otras naciones para sobrevivir en el contexto internacional.

El colonialismo americano, no se cracterizó por la conquista territorial y la imposición de una administración metropolitana,

sino por la injerencia en los asuntos internos de los países y la sumisión económicas de los gobiernos autóctonos a sus

intereses

La guerra contra España en 1898, a propósito de Cuba y Filipinas,  ejemplifica esta política. Tras la declaración de

independencia de la primera, Estados Unidos aprobó en 1903 su derecho a establacer una base naval en la isla y a intervenir

de cualquier forma para preservar la independencia de Cuba, la protección de la vida, la propiedad y la libertad individual.

Ello permitió la presencia de su ejército durante prolongados períodos y el contro de los gobiernos autóctonos.

El expansionismo japonés

Como consecuencia de la revolución Meiji, Japón puso fin a 256 años de feudalismo e inició un proceso de

modernización económica asociado a la aproximación a Occidente.

En 1876, Japón intervino en la península de Corea. La intromisión en un reino formalmente independiente

pero en realidas vasallo de China, provocaría finalmente una guerra con esta (1894-1895).

La victoria de Japón se tradujo en su control de Formosa,  Port Arthur y la península de Liaotung, en el

extremo sur de Manchuria, fue obligado a renunciar por las presiones occidentales.

El expansionismo nipón se enfrentó con los rusos en Manchuria. En 1905 declaró la guerra a la Rusia

zarista y derrotó a su ejército.

Japón se consolidó como una potencia imperialista, igualada a las occidentales, en la zona asiática del

Pacífico.

Consecuencias del colonialismo

Desde el punto de vista económico, empeoró para la mayoría de la población.

Se produjo un proceso de expropiación de tierras indígenas, que pasaron a manos de los colonizadores.

En esas tierras se abandonaron los cultivos tradicionales, aseguraban la subsistencia familiar, y se potenciaron

las plantaciones, implantando un monocultivo extensivo.

El orden demográfico, introducción de nuevas vacunas, medidas higiénicas y la construcción de hospitales

permitieron reducir la mortalidad y aumentar la población. El aumento de habitantes rompió el equilibrio

población-recursos y empezaron a producirse problemas de abastecimiento de alimentos que dieron lugar 

a una situación de subalimentación crónica,

La estructura social también cambio. Unidades étnicas fueron divididas o unidades de manera artificial, de

esta forma, se rompieron etnias y se forzó la convivencia de grupos enfrentados. 

En el ámbito cultural, las costumbres autóctonas, de tradición oral y sin elaboraciones teóricas, no ofrecieron

resistencia al impacto de la cultura occidental, les hizo perder una buena parte de su identidad y perturbó sus

creencias y tradiciones.

La difusión de la enseñanza contribuyó a la extensión de las lenguas, las creencias y los modos de vida europeos,

mientras las misiones se encargaron de difundir el cristianismo.