Filosofía medieval.

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 9,28 KB

 

EL SÍMIL DEL SOLExisten cosas buenas y existe lo bueno en sí o idea del bien que es la que da sentido a todas las otras. Y las ideas son percibidas por la razón. Así que, del mismo modo q el ojo no ve sin que esté la luz del sol, tp la razón puede percibir las ideas sin la mediación de la idea del bien. Esto lo explica Platón así: el sol cumple en el mundo sensible, lo que la idea del bien en el mundo inteligible. Y dice que del mismo modo que el sol no solo ilumina ya q tb es el responsable de los procesos de crecimientos en el mundo sensible, de igual modo cumple estas funciones la idea del bien en el mundo inteligible. Lo q se da en este símil es una comparación del sol y del bien.En el libro VII de la República, Platón nos presenta el mito de la caverna, q describe a unos hombre (q se refiere a los hombres de este mundo) q desde niños fueron encadenados en el fondo d una cueva, dando la espalda a la entrada de la cueva. Atados de pies y manos de cara a la pared, lo único q ven sen reflejos en la pared de estatuas de animales y objetos, q son reflectados x una gran hoguera q está detrás de ellos y q por lo tanto tp ven.Uno de los prisioneros consigue escapar y huye, el camino hacia la salida es difícil xo finalmente sale a la luz, la visión suprema de sol y de la luz en sí es la visión de Bien y la cntemplación de lo divino.Entonces el prisionero liberado se da cuenta d q había vivido engañado, con las imágenes reflectadas en el fondo de la cueva. Este ha de regresar a la caverna e intentar de explicar a los que habían sido sus compañeros esclavos, q lo q están viend son sombras y apariencias y q el mundo real les espera en el exterior. Los prisioneros se resignan a creer en otra realidad.Platón a través del mito de la caverna nos intenta construir un modelo explicativo d la condición humana:Platón nos intenta explicar cm el prisionero accede al mundo d las ideas, dond se da cuenta que todo lo que había visto hasta ahora era un reflejo de la verdadera realidad. Al los prisioneros Platón los compara con los hombres de este mundo, para él las cadenas simbolizan el cuerpo ya q este impone necesidades al alma y las sombras de la caverna, simbolizan para Platón el mundo físico de las apariencias, y las estatuas son las cosas sensible.La escapada al exterior de la caverna simboliza el paso de lo sensible a lo inteligible, que está representado como una liberación de las ataduras. Este paso de lo sensible a lo inteligible esta acompañado de un camino difícil, ya q representa la visión suprema del sol y de la luz, es decir, la visión del bien.El exterior de la caverna esta representado come el mundo de las ideas, divino, y la hoguera representa la idea más perfecta, q es la idea del bien, la cual según Platón tendrá primicia absoluta sobre todas las ideas.El individuo q consigue escapar representa la figura del filósofo q ha de volver a la caverna, ya que tiene la intuición de las ideas, y cuya enseñanza del mundo superior es despreciada por los hombres encadenados, ya q creen estar en posesión de la verdad. El verdadero político, según Plató, no ama el mando y el poder, sino q usa éstos como un servicio para llevar a cabo el bien, pese al riesgo q supone volver d nuevo a la oscuridad d la caverna. Sin embargo, el hombre q ha visto el verdadero bien tendrá q arriesgarse a trasmitir y liberar al q se halla en la oscuridad



  • LA TEORÍA DE LAS IDEAS. En su manera de ver la realidad Platón distingue dos mundos: el de las ideas, que es el verdaderamente real, y el sensible, que está compuesto por las cosas que nos muestran los sentidos, que son copias d las ideas. Las ideas son por tanto la autentica realidad y sus características son como las del “ser” de Parménides, son eternas (han existido siempre), inmutables (no cambian) y inmateriales(carece d componente material). Se podría decir q son los modelos a partir de los cuales el demiurgo construye el mundo sensible, es decir imitan a las ideas.Estos dos mundos están compuestos x entidades con características distintas: mientras q las ideas son únicas, eternas, inmutable e inmaterial, las cosas sensibles son, múltiples, perecederas, cambiante y materiales. Teniendo en cuenta estas características se puede explicar: la infinita variedad d personas q existen en la realidad sensible son personas y las conocemos como tales xq son copias, imitaciones, de la idea d persona, de ser humano, q es única y no cambia. La idea otorga a las cosas su ser, se esencia y la posibilidad d q las conozcamos.Por otra parte, en el mundo d las ideas existe una jerarquía: en su nivel más bajo, constituido x las ideas matemáticas, pasando x ideas cm la belleza y la justicia, este orden culmina en la idea del bien. La idea del bien Platón la compara con el sol, que en el mundo sensibles el q da vida a las cosas materiales. Por tanto, el bien es el principio último d la realidad y el fundamento del conocimiento.CONOCIMIENTOPlatón está en contra de los sofistas xq dice q defienden un conocimiento d las apariencias. Así, cuand queremos saber q son las cosas debemos aplicar un método q nos leve a través d la dialéctica (que es el camino de ascenso q lleva al ser humano desde el conocimiento del mundo sensible al conocimiento verdadero del mundo de las ideas), al conocimiento de las ideas.Partiendo d este conocimiento y teniendo en cuenta la división entre el mundo d las ideas y el mundo sensible, Platón distingue dos tipos d conocimiento: la ciencia “episteme” y la opinión “doxa”. La ciencia tiene x objetivo el conocimiento de las ideas y da lugar a un conocimiento absoluto e indudable, pues comparte las características d las ideas (eterna e inmutable). La opinión, el cntrario se refiere a lo cambiante y perecedero, y su validez es, por tanto, variable y relativa.En el nivel de las ciencia existen distintos grados, q responden a la estructura jerárquica de las ideas, desde el conocimiento d las ideas matemáticas, hasta el conocimiento de las otras ideas, q culmina en la idea del bien. Tb hay dos niveles de conocimiento de lo sensible: la conjetura y la creencia.ANTROPOLIGÍA PLATÓNICAComo el verdadero conocimiento es la idea, Platón tiene q explicar como es posible si el hombre, como se narra en el <mito de la caverna>, está dentro del mundo sensible e ignora la existencia del mundo inteligible. Para ello propone se teoría d la reminiscencia ( el conocimiento verdadero xa platón no consiste en saber muchas cosas, sino, en reflexionar, en recordar las q ya se conocían. La reminiscencia consiste en recordar las ideas).Para explicarla es preciso entender primero su concepción de hombre. El hombre es una realidad dual en la q el mundo de las ideas y el mundo sensible confluyen: es la unidad entre cuerpo y alma. El cuerpo pertenece al mundo sensible y tiene sus características, mientras q el alma pertenece al mundo de las ideas (x tanto es inmortal). Cuando el alma se encarna en el cuerpo, olvida la existencia del mundo de las ideas y cae en la ignorancia. El cuerpo es la cárcel del alma, pero el alma por tener las mismas características de las ideas, conoce las ideas, aunq las haya olvidado tras unión con el cuerpo. Entonces es necesario emprender un camino en el q, partiendo de observación d las cosas del mundo sensible ( en las q se reflejan las ideas, ya q son copias de ellas), el alma vaya recordando las ideas y culmine en la idea del bien. El conocimiento no consiste, por tanto, en aprender cosas nuevas, sino en recordar (reminiscencia) las ideas q ya se conocían.ÉTICA Y POLÍTICALa ética y la política de Platón podemos explicarla remitiéndolas al concepto de <justicia>. Si el hombre es la unión de alma y cuerpo, en el alma podemos didtinguir tres partes: la razón, el ánimo y el apetito. La justicia en el individuo consiste en el acuerdo de las tres partes del alma: la razón domina el apetito, fuente d las pasiones y de los placeres humanos, mediante la ayuda del ánimo, q es la fuerza q ayuda a la razón en su tarea de control (mito del carro alado).En el nivel del Estado, esta división d las tres partes del alma, se trasmite a las clases sociales: en los gobernantes predomina la razón; en los guardianes, el ánimo, y en los productores, el apetito. Cada clase cumple una función: los gobernantes son los filósofos, xq conocen la idea del bien; los guardianes defienden la ciudad y mantienen el orden, y los productores generan los bienes necesarios xa la subsistencia. La justica consiste en el acuerdo de las clases sociales; q cada una cumpla su función.