La Coherencia

Clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 7,03 KB

 

La coherencia

Es una propiedad inherente a todo texto, que consiste en la capacidad de constituir un todo unitario en el que las partes se mantengan trabadas entre sí en cuanto al contenido. En otras palabras, un texto es coherente:

a Cuando presenta una unidad significativa o de sentido, apreciable en la existencia de un tema claro y preciso (coherencia global o temática).

b Cuando las partes que lo integran no aparecen aisladas, sino que se conectan unas con otras, formando una estructura (coherencialineal o estructural).

c Cuando los sucesivos enunciados transmiten ideas o juicios que no vulneran los principios elementales de la lógica, el sentido común o las normas universales del saber humano (coherencia local).

Coherencia global

Toda la información que contiene un texto se articula en torno a un núcleo informativo o tema estrechamente vinculado a la intención comunicativa del hablante y que actúa como eje vertebrador de otras informaciones de carácter secundario.

-Por ejemplo no constituye un texto hablar de diferentes temas que no tienen nada que ver: “Me gusta la música clásica y mañana tengo un examen de Literatura. El euro es la moneda de la Unión Europea. La ballena es un mamífero”

Para que unos  enunciados sí formen un texto, pues se tienen que relacionar entre sí, subordinándose a una idea principal. Por ejemplo: Me gusta el futbol y mi jugador favorito es Casillas. Pienso asistir con mi amiga Catherine al partido del miércoles. Ya tenemos las entradas.” La idea principal o tema (mi afición al futbol) proporciona unidad de sentido al texto.

Coherencia lineal o estructural

Los contenidos de un texto forman una estructura: las distintas partes que lo integran dependen significativamente unas de otras y, además, constituyen en sí mismas unidades de sentido cuyos componentes mantienen, a su vez, relaciones de dependencia entre sí.

Un  texto es coherente porque presenta un tema claro y definido. Por ejemplo,  la función del futbol como tema seria la coherencia global. Pero, además, ese tema se desarrolla en una serie de apartados y subapartados, que están conectados entre sí en cuanto a las ideas, formando una estructura (Coherencia lineal o estructural). Un ejemplo: Tema: 1. El Deporte (esto corresponde a la coherencia global) Estructura: 1.1 Deporte favorito. 1.2 Mis intereses 1.2.1 Equipo favorito 1.2.2. Jugador favorito (esto corresponde a la coherencia lineal)

Para que un texto alcance un nivel aceptable de coherencia lineal, de modo que su estructura sea fácilmente perceptible por el receptor, son necesarios dos requisitos:

a Una adecuada selección de la información. Se rompe la coherencia textual cuando la información resulta excesiva (se repiten las mismas ideas o se incurre en divagaciones, el tema no progresa)  o es insuficiente (por escasa o demasiado concisa)

b Una correcta ordenación de las ideas. La coherencia también se ve afectada cuando la información no se transmite con criterios de ordenación lógica, de modo que las ideas secundarias se tienen que subordinar a las principales.

Coherencia local

La coherencia no sólo afecta al tema y a la estructura. Los sucesivos enunciados que forman un texto deben respetar tres principios básicos:

a Conformidad con las normas universales del saber humano. Un texto es coherente si la información que transmite no contradice el conocimiento que los hablantes tienen del mundo y de las cosas. La acomodación a esos principios generales del saber nos impide formular juicios imposibles o extravagantes

b Observación de las leyes elementales de la lógica. Un texto es coherente cuando su contenido no quebranta la red de implicaciones y presuposiciones que subyacen en muchos enunciados, y que no son sino obviedades que compartimos todos los hablantes.

c Adecuación al marco del discurso. Hay textos cuyo contenido choca con nuestro conocimiento del mundo y, sin embargo, resultan coherentes si tenemos en cuenta la situación en que se producen.