Las Clases de Morfemas

Clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 2,86 KB

 

La morfología necesita delimitar y describir sus unidades, que son la palabra, la raíz o lexema, y el morfema.
La palabra es la forma libre mínima.
La raíz o lexema es la parte que no cambia de la palabra. Constituyen el punto de partida del análisis morfológico siendo el segmento básico o constante en el significante de cualquier palabra, que resulta de quitarle todos los morfemas que la acompañan.
Según presente o no accidentes gramaticales pueden ser variables o flexivas (sustantivos adjetivos, verbos) e invariables (preposiciones, conjunciones, adverbios).
El morfema es el constituyente morfológico mínimo del significante de una palabra.
Morfemas libres: constituyen palabras por sí solos: pero, y.
Morfemas ligados: No forman palabras por sí solos, sino que las constituyen conjuntamente: sol-es.
Los afijos son morfemas gramaticales ligados que se adjuntan a una raíz.
Pueden ser flexivos, si solo indican un accidente gramatical, o derivativos, cuando forman una palabra nueva. Los flexivos solo tienen significado gramatical; los derivativos pueden tener también significado léxico.

~

Clases de morfemas derivativos. Confijos: segmentos continuos que no dividen la raíz y se clasifican en prefijos e interfijos. Circunfijos: segmentos discontinuos que rodean la base. Combinan un prefijo y un sufijo dependientes entre sí , apareciendo en palabras parasinténticas.
La morfología flexiva se ocupa de los accidentes gramaticales de las palabras variables, que se manifiestan por medio de morfemas flexivos.
Los sustantivos inanimados, el género es no motivado: no depende de rasgos semánticos específicos del nombre o del referente. Un sustantivo pertenece al género masculino o femenino cuando se le antepone el artículo el o la respectivamente: el árbol (masculino), la mesa (femenino).
Los sustantivos animados, la flexión genérica sí se relación con el sexo.
En este caso, los morfemas de género más comunes son: -o/-a (gato, gata), O/-a (peleón, peleona), -e/-a (elefante/a).
Algunos morfemas flexivos femeninos menos frecuentes son: -esa (condesa), -isa (poetisa), -ina (heroína), -triz (actriz).
A veces, el cambio genérico implica cambio de significado: cereza/o.

~