Sociales, 3

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 24,2 KB

 

1. Aumento demográfico y expansión agrícola: La revolución industrial fue el resultado de un conjunto de cambios económicos y tecnológicos que se produjeron por primera vez en gran bretaña a mediados del siglo XVIII, y que dieron lugar a una transformación de la economy la sociedad. La revolución demográfica: Desde mediados del siglo XVIII la población europea inició un proceso de crecimiento que se conoce como revolución demográfica. Las causas fueron el aumento de producción de alimentos y el progreso de la higiene y la medicina. Las pestes y epidemias fueron desapareciendo debido a la mejora de la alimentación que hizo a la población más resistente. Las consecuencias fueron una disminución de la mortalidad y un incremento de la natalidad. Creció la esperanza de vida de 38 a 50 años. La revolución agrícola: El incremento de la población provocó un aumento de la demanda de los alimentos y ,como resultado, el alza de los precios agrícolas hecho que estimuló a los propietarios a mejorar la producción, Todo ello consiguió gracias a dos grandes transformaciones: la privatización del suelo y la aplicación de nuevos métodos y técnicas de cultivo. Para estimular la producción se aprobaron leyes que ponían fin al sistema señorial y comunal de propiedad privada en la que los grandes propietarios podían realizar libremente las transformaciones que desearan. Las técnicas de cultivo fueron sustituidas por plantas forrajeras (sistema norfolk). Se inició una progresiva mecanización de las tareas agrícolas. La introducción de nuevos cultivos como el maíz y la patata y la expansión de la ganadería permitieron ofrecer a la población una dieta más rica y variada.

2. La era del maquinismo: Máquinas, vapor y fábricas: Otro elemento básico de transformación fue la innovación tecnológica. Las máquinas al principio sencillas fueron sustituyendo al trabajo manual
y modificando los antiguos sistemas artesanales. Cada progreso técnico implicaba a un aumento de la productividad y una disminución de los costes de producción lo cual permitía vender más barato, aumentar la demanda y obtener mayores beneficios. Las primeras máquinas estaban accionadas por la fuerza humana y posteriormente por energía hidráulica. La fuente de energía que revolucionó la producción y los sistemas de transporte fue el vapor. La máquina de vapor inventada por James Watt en 1769 usaba carbón como combustible y permitió el abandono de las energías tradicionales convirtiéndose en el símbolo de la revolución industria. La mecanización y la introducción de nuevas fuentes de energía impulsaron la generalización del sistema fabril de producción. Este consiste en la concentración de los obreros y las máquinas en grandes edificios industriales (las fábricas) donde tiene lugar la división del trabajo. Es decir cada obrero realiza una parte de la cadena de producción. La industria textil: En gran bretaña el primer sector en mecanizarse fue la industria del algodón, primero en el hilado y después en el tejido. En el siglo XVIII existía un gran comercio de tejido de algodón estampado procedente de la India. Pero el gobierno británico prohibió su importación y con ello estimuló la producción de este tejido en el interior del país. Para poder fabricar más cantidad aplicaron la lanzadera volante (1733) que aumentó la velocidad del proceso del tejido. Surgieron nuevas máquinas de hilar que incrementaron la producción del hilo. El telar mecánico finalmente (1785) completó el proceso de mecanización textil. Carbón y hierro: la siderurgia: Otro sector pionero de la industrialización fue la siderurgia. Anteriormente se producía hierro pero en cantidades pequeñas ya que los hornos funcionaban con carbón vegetal, de escaso poder calorífico. El invento que permitió una mayor producción de hierro fue la utilización por Darby (1732) del carbón de coque de gran potencia calorífica. Mas tarde Bessemer inventó un convertidor para transformar el hierro en acero.

3. La revolución de los transportes: El incremento de la producción agraria e industrial no tenía sentido si no era posible hacer llegar las mercancías a la población. Una serie de innovaciones revolucionaron los transportes y permitieron el aumento del comercio. El ferrocarril y el barco de vapor: Desde mediados del sigle XVIII, en GB y en buena parte de Europa, se produjo una mejora en las vias de comunicación. En sus inicios, el ferrocarril se utilizaba en las minas para transportar el mineral en vagonetas que se movían sobre raíles. Las primeras innovaciones fueron un siostema de raíles de hierro y unas ruedas con pestañas que impedían el descarrilamiento del ferrocarril. Pero el fenómeno realmente innovador fue la locomotora de Stephenson (1829), que accionaba el ferrocarril mediante una máquina de vapor. En los diez años siguientes, la construcción de la red ferroviaria en Europa fue un gran estímulo para el desarrollo de la siderurgia. El ferrocarril acortó la duración de los trayectos, aumentó la seguridad de los viajesy, dada su mayor capacidad de carga, abarató el transporte de mercancías. Poco después, la máquina de vapor se transportó al transporte marítimo y se creó el barco de vapor, construido con hierro, que sustituyó al de vela. El incremento del comercio: La Revolución Industrial dio paso a una economia de mercado, en la que no se producía para el autoconsumo sino para la venta en mercados cada vez más amplios. Este cambio fue posible gracias al aumento de la producción, el crecimiento de la población y la mejora del poder adquisitivo de la sociedad. Gracias a los nuevos transportes aumentó el comercio interior. Se ampliaron los mercados y se fue creando el mercado nacional. El comercio exterior también se incrementó a mediados del siglo XIX. Las teorías del librecambio sostenían que la libertad del comercio entre países fomentara el crecimiento de la economía. Sin embargo, muchos estados impusieron el proteccionismo (defensa de la indústria nacional mediante impuestos sobre las importaciones).

4. El capitalismo industrial: La revolución Industrial originó el capitalismo como modelo económico y el liberalismo como doctrina política que lo sustentaba. Liberalismo y capitalismo: Adam Smith fue uno de los que definieron el liberalismo económico, y se basaba en tres puntos:
-El interés personal y la búsqueda del máximo beneficio es el motor de la economía.
-Los diversos intereses se equilibran en el mercado gracias al mecanismo de los precios que adapta la oferta a la demanda.
-El estado debe abstenerse de intervenir en el funcionamiento de la economía y permitir el libre desarrollo de los intereses particulares (librecambio).
Bajo estos principios, el capitalismo industrial se estructura como un sistema en el que los medios de producción son propiedad privada de un grupo reducido de personas. En el capitalismo, la falta de planificación y el constante aumento de la producción originan crisis económicas que se van repitiendo. Se producen porque la oferta tiende a aumentar más rápidamente que la demanda, lo que conlleva la quiebra de las empresas con demasiado stock. Y así hay más paro obrero. Bancos y finanzas: Los bancos resultaron una institución muy importante en el desarrollo del capitalismo, ya que suministraban capital a las empresas (préstamos) y facilitaban los pagos mediante cheques y letras de cambio. La banca se convirtió en intermediaria entre ahorradores, que entregaban su dinero en depósito; y los industriales, que necesitaban capitales para invertir. Las empresas exigían grandes aportaciones de dinero, que un solo empresario no podía asumir. Entonces surgieron las sociedades anónimas, medianrte las cuales el capital que requiere una empresa es repartido en partes (acciones) y vendidas por cualquier particular en una institución especializada: la bolsa de valores. La expansión del capitalismo industrial: A principios del siglo XIX, la industrialización se extendió a países como Francia y Bélgica, con un mayor peso de la siderurgia y menor de la industria téxtil. Entre 1850 y 1870, Rusia, Alemania, EU y Japón también se industrializaron. En el sur de Europa coexistieron regiones industrializadas con zonas rurales. La europa oriental se mantuvo casi en su totalidad al margen de industrializarse.

 5. La segunda fase de la industrialización(1870-1914): A finales del siglo XIX, se entró en la segunda fase de la Industrialización en el cual el liderazco de GB empezó a ser compartido. Nuevas fuentes de energía y nuevas industrias: Se cambia la fuente de energía utilizada, el carbón y el vapor son sustituidos por la electricidad y el petróleo.



La electricidad tuvo múltiples aplicaciones en la indústria. El motor de explosión posibilitó que se utilizara el petróleo como combustible para automóbiles. Los barcos se hicieron más rapidos y eficaces y empezó a abrirse camino el sector de la aviación. La metalurgia adqirió un gran impulso debido a la producción de nuevos metales como el acero y el aluminio. La industria del automóbil consiguió una gran expansión. La industria química se incrementó en alemania donde logró fabricar nuevos abonos, pesticidas, productos químicos, tintes y productos farmacéuticos. Con la utilización del cemento armado se edificaron los primeros rascacielos. Una nueva organización industrial: A finales del siglo XIX, la organización de la producción se orientó hacia la fabricación en serie como la mejor manera de aumentar la productividad y reducir los costes de fabricación. Este nuevo método de trabajo se conoce como taylorismo, que consiste en la fabricación en cadena, es decir, la división del proceso de producción en tareas muy específicas utilizando máquinas de gran precisión. En ella, cada obrero realiza una parte muy concreta del trabajo, eliminando los movimientos inútiles y rentabilizando al máximo la mano de obra. Este sistema de producción nació en EU  y la fábrica de coches Ford fue la primera en utilizarlo. Se produjeron más coches, con menos dinero y por tanto, más asequibles para los ciudadanos. Las elevadas inversiones de capital que requerían las innovaciones tecnológicas estimularon la concentración industrial y las empresas se hicieron cada vez mayores. Para restringir la competencia se firmaron acuerdos entre empresas con el objetivo de fijar precios y establecer áreas de influencia. Se creó así el cartel (acuerdos entre diferentes empresas), el trust (fusión de empresas), el holding (grupo financiero que posee la mayoría de las acciones de un conjunto de empresas y bancos) y el monopolio (derecho exclusivo de una empresa a comercializar un producto). Esto fue a partir de 1830.

6. La nueva sociedad industrial: En el nuevo sistema industrial, las diferenicas sociales no se establecía, como en el Antiguo Régimen, por nacimiento sino por riqueza. Por tanto, la vieja sociedad estamental dio paso a la sociedad de clases, estructurada principalmente en dos grandes grupos: la burguesía y el proletariado. La burguesía: La burguesía se convirtió en el grupo hegemónico, al ser la propietaria de las industrias y los negocios. Existía una gran burguesía integrada por banqueros, rentistas y propietarios de grandes fábricas. También había una mediana burguesía compuesta por profesionales liberales, funcionarios y comerciantes. Por debajo, un elevado número de empleados y tenderos formaban la pequeña burguesía. Los obreros: Los trabajadores de las fábricas formaban el proletariado industrial y urbano. Constituían la mano de obra necesaria para las fábricas, donde se empleaban a cambio de un salario. Eran el grupo más numeroso y desfavorecido en la nueva sociedad. Al principio no existía ninguna legislación que fijase las condiciones laborales de los trabajadores. Por ello, los horarios, los salarios y las festividades eran establecidos arbitrariamente por los empresarios. Sus condiciones de vida y de trabajo resultaban muy duras: trabajaban entre 12 y 14 horas y cobraban tan poco qe no podían mantener a la familia. Eso obligaba a trabajar a mujeres y niños qe cobraban miserias. Los talleres no tenían medidas higiénicas, lo cual contagiaba a los obreros de enfermedades. Las primeras asociaciones obreras: La primera reacción de los obreros, en los inicios de la industrialización, fue su oposición al maquinismo, por considerarlo responsable de los salarios bajos y del paro. Su protesta se dirigió hacia la destrucción de máquinas y el incendio de establecimientos industriales (ludismo). Paralelamente, algunos sectores de trabajadores empezaron a darse cuenta de que formaban parte de una misma clase social, con problemas comunes y objetivos propios (conciencia de clase). Para defender sus intereses, crearon organizaciones de trabajadores, como las primeras Sociedades de Socorros Mutuos, que nacieron en GB a finales del siglo XVIII. Su objetivo consistía en actuar como sociedades de resistencia para ayudar económicamente a sus miembros en caso de enfermedad o paro. Las sociedades obreras fueron ilegalizadas por los liberales. Pero en 1825 se derogaron en GB las leyes que las prohibían y se fundaron los primeros sindicatos, que reunían a obreros de un mismo ramo (sindicato general de hilaodores). Su objetivo era mejoras las condiciones de trabajo de los obreros. Sus primeras reivindicaciones fueron la defensa del derecho de asociación, la reducción de la jornada laboral, las mejoras salariales y la regulación del trabajo infantil.

7. Marxismo, socialismo e internacionalismo: En la nueva sociedad industrial una serie de pensadores denunciaron las desigualdades creadas por el capitalismo y propusieron nuevos modelos de organización social. Marxismo y socialismo (socialismo científico-no a la propiedad privada, obreros al poder): A mediados del siglo XIX, Karl Marx y Friedrix Engels denunciaron la explotación de las clases de trabajadores y defendieron la necesidad de una revolución obrera para destruir el capitalismo. A traves de la revolución, el proletariado conquistaría el poder político y crearía un estado obrero que socializaría la propiedad. El fin de la propiedad privada haría que desapareciesen las clases sociales y el estado, para así poder llegar por fin a un Estado sin clases. A partir del último tercio del siglo XIX, los marxistas propusieron la creación de partidos obreros socialistas: su objetivo era la realización de la revolución proletaria pero defendían también su intervención en la vida política a través de la participación en las elecciones y la entrada en los parlamentos nacionales. De este modo, los diputados socialistas impulsarían unaa legislación más favorable a los trabajadores. El anarquismo: El anarquismo reunió a un conjunto de pensadores que tenían en común tres principios basicos que eran: 1. La exaltación de la libertad individual y de la solidaridad social. 2. La crítica a la propiedad privada y la defensa de formas de la propiedad colectiva. 3. El rechazo a la autoridad. Defendían la acción revolucionaria de los obreros campesinos para destruir el estado y crear una nueva sociedad colectiva e igualatoria. Los anarquistas se oponían a la participación en la vida política y a la organización de los trabajadores en partidos. Algunos defendieron la acción violenta contra los pilares del capitalismo, otros patrocinaron la creción de sindicatos revolucionarios, para así realizar la condición obrera e impulsar la revolución social. El internacionalismo: Marxistas y anarquistas defendían la necesidad de unir los esfuerzos de la clase obrera de todo el mundo para luchar contra el capitalismo (internacionalismo proletario). Al principio se creó la Asociación Internacional de Trabajadores (I Internacional) a la que se adhirieron marxistas, anarquistas y sindicalistas. Pero las grandes discrepancias ideológicas entre marxistas y anarquistas la hicieron inviable y acabó por desaparecer. En 1889, dirigentes socialistas fundaron en parís la II Internacional. Ésta, a diferencia de la primera, era una organización exclusivamente socialista cuyo objetivo consistía en la coordinación de programas y actuaciones de los diferentes partidos socialistas. Ésta creó alguno de los símbolos de identidad como el himno o la fiesta del primero de mayo.

1-1. El sistema Norfolk: El sistema Norfolk permitía no dejar ninguna proción de tierra en reposo y obtener cultivos herbáceos con los que alimentar el ganado. Los sistemas de siembra mecánica en surcos de hileras paralelas posibilitaban la recogida tanto de frutos como de malas hierbas. Asimismo, la utilización de nuevos arados permitía remover los campos con mayor facilidad y profundidad y cubrir las semillas con tierra para protegerlas el viento y de los animales.

*Revolución Industrial: Es un cambio económico fundamental en la fabricación de productos elaborados, ya que empieza a utilizarse la máquina. Surgió a finales del S. XVIII en Gran Bretaña y acabó por extenderse por toda Europa primero, y por todo el mundo después, a lo largo del S. XIX. Sus principales características fueron la aparición de la máquina, las innovaciones tecnológicas, la utilización de nuevas fuentes de energía, la organización del obrero en fábricas, la necesidad cada vez más grande de capital y la división del trabajo.

Libre iniciativa: El interés individual es el promotor de todas las actividades económicas. Pero los mecanismos internos de la economía hacen que el interés individual acabe favoreciendo el interés general de la población.

Ley de la oferta y la demanda: Una producción excesiva hace bajar los precios y, por tanto, los beneficios; los empresarios reducen la producción para reestablecer el equilibrio. Si la demanda supera a la oferta, los precios suben y eso estimula a los empresarios a producir más

Ley de la competencia: La competencia entre los diversos empresarios incita a producir más barato. Esta lucha pro reducir los costes de producción es un constante estímulo para la mecaniozación y renovación tecnológica.