Tallo

Clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 26,62 KB

 

Tallo

Introducción

Los tallos son los órganos elongados que constituyen el eje al cual se

unen los apéndices laterales, las hojas y las yemas. El nudo es la

región del tallo al cual se insertan las hojas y las yemas, en tanto que

el entrenudo es la porción comprendida entre los nudos.

 

Algunas plantas tienen tallos erectos; otras los tienen postrados,

modificados para treparse o bien, que no se elongan sino hasta la

época de la floración. Todos os tallos, cortos o largos postrados o

erectos, se distinguen como tales por la presencia de nudos y

entrenudos.

 

Tema 1. Función de los tallos

Los tallos proporcionan a las hojas el

soporte mecánico necesario en las plantas

erectas y son el eje sobre el cual se insertan las hojas en las plantas postradas. Las

flores y los frutos se producen sobre los tallos en posiciones que facilitan la polinización

y la dispersión de las semillas.

Los tallos constituyen una vía para la conducción del agua y los nutrientes minerales

desde las raíces hasta las hojas.

El tiempo de vida normal de las células vegetales es de 1 a 3 años. El agua y las sales

minerales, en solución diluida, se desplazan en las células muertas, pero este

movimiento depende de la actividad de las células vivas de las hojas y las raíces, por lo

general, son menores de tres años. Los tallos en las plantas herbáceas perennes

proporcionan anualmente nuevos tejidos vivos para el metabolismo normal de la planta.

Otros tallos se modifican para el almacenamiento de productos vegetales.

De acuerdo con lo anterior, los tallos tienen cuatro funciones principales:

soporte, conducción, producción de nuevos tejidos vivos y almacenamiento.


 

 

Tema 2. Disposición de las hojas y las yemas

Generalmente, el ápice de una ramita porta una gran yema foliar terminal, a.

intervalos regulares a lo largo del tallo, se observan otras yemas,

denominadas yemas laterales, bajo la base de cada yema lateral hay una

cicatriz que se formó al caer una hoja de la rama: esta es una cicatriz foliar,

dentro de cada cicatriz foliar se observan las cicatrices de los haces

vasculares.

Por lo general, las yemas y las hojas nacen según la siguiente relación: las

yemas se forman en el ángulo comprendido entre el tallo y el pecíolo de las

hojas. Este ángulo se denomina axila foliar y por ende, las yemas son

axilares.

Las áreas de la corteza que se proyectan ligeramente son lenticelas, se

forman a partir de células un poco separadas entre sí, con espacios de aire

entre ellas, que permiten el intercambio de gases hacia el interior y el exterior.

 

Tema 3: Hábito o forma de crecimiento

Según el hábitat los tallos pueden ser aéreos, acuáticos o subterráneos

Entre los tallos aéreos se pueden encontrar tallos erectos, rastreros, trepadores, volubles, etc.

Erectos tallos que crecen perpendiculares al suelo o cercanamente, se distinguen:

Tronco:   leñoso,   resistente,   cilíndrico   o   cónico,   ramificado.   Arboles   y   arbustos.

Estípite: leñoso, resistente, largo, cilíndrico, no ramificado, con un manojo de hojas en el extremo apical.

Palmeras.

Caña: cilíndrico, con nudos y estrenudos. 

 Rastreros. se apoyan o son paralelos al suelo, con o sin raíces adventicias.

Trepadores.apoyan sobre un soporte por medio de elementos de fijación, raíces adventicias (ej. hiedra) o

zarcillos (ej. uva).

Voluble. tallos que se enroscan sin auxilio de órganos de fijación

 

Según el tipo de desarrollo se pueden encontrar:

Hierbas: tallo de bajo porte, de consistencia herbácea.

Subarbusto: tallo de porte medio, de hasta 1 m de altura, con la base leñosa y el resto semileñoso.

Arbusto: menor a los 5 m de altura, resistente y leñoso en la parte inferior, sin un tronco dominante porque se

ramifica desde la base.

Árbol: supera los 5 m de altura y los 10 cm de dap (diámetro altura del pecho: 1,30 m), con un tronco único bien

definido y libre de ramificaciones en la base, con una parte ramificada que constituye la copa.

Liana: tallo leñoso o semileñoso mayor de 2 cm de diámetro, que utiliza otros árboles de may or porte para

alcanzar la luz, apoyándose en ellos (ej. Isipó trepador, con zarcillos, a veces de muchos metros de longitud).

 

Según la consistencia

Herbáceo: que tiene aspecto de hierba, principalmente por no ser leñoso (ej. Hierba).

Subleñoso: duro en la base que es leñoso, el resto es herbáceo (ej. Arbustos).

Leñoso: consistente y resistente, totalmente leñoso (ej. Árboles).

 

Tema 4 Modificaciones del tallo

Los tallos no sólo se adaptan para las funciones de soporte, conducción y producción de crecimiento nuevo,

también pueden modificarse en órganos de fijación, como en las enredaderas, pueden llevar a cabo la fotosíntesis,

almacenar agua o nutrientes y desarrollar estructuras de protección. Entre ellas destacan:

 

-Rizomas: Tallos subterráneos, paralelos a la superficie del suelo, que periódicamente emiten hojas o tallos

aéreos. Provistos de sustancias de reserva.

 

-Cormo es un tallo grueso vertical y subterraneo que se desarrollan a partir de yemas axilares, y almacenan una

gran cantidad de alimento, este alimento almacenado da paso al desarrollo del vástago foliar.

 

-Bulbo-tallos que portan en su base hojas modificadas, engrosadas, próximas unas a otras. Los entrenudos

también están próximos unos a otros. En el tallo hay dos yemas germinativas, una de las cuales forma un tallo

erguido que forma hojas y flores, y la otra, lateral, forma otro bulbo al año siguiente.

 

-Tubérculos caulinares: Se forman subterráneamente en la posición terminal de tallos rizomatosos. Se forma

porque el tejido parenquimático del rizoma acumula sustancias de reserva. 

 

-Estolones: tallos rastreros, paralelos a la superficie del suelo, que periódicamente emiten raíces, y generan hojas

o tallos erguidos provistos de hojas, favoreciendo la reproducción.

 

-Cladodios: tallos verdes con forma de hoja y desempeñan las funciones de la hoja. Pueden producir flores, frutos

y hojas temporales. Ejemplos de plantas con cladodios son Ruscus, Asparagus, varias especies de cactos y

algunas orquídeas

 

-Tallos suculentos: son una convergencia evolutiva producida en plantas diferentes. Los tallos se desarrollan

para acumular agua.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zarcillos


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cladodios


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espinas y aguijones


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estolones


 

-Tallos espinosos: las hojas se transforman en espinas, y en otros casos son los braquiblastos (ramas cortas) los

que se transforman en espinas. 

-Zarcillos caulinares: son extensiones de las ramas cortas que se transforman en ejes que adoptan forma de

zarcillo, y se envuelven sobre un soporte. Puede ser de origen foliar o c aulinar.tNXEAAAAKSURBVBjTY2AAAAACAAGYY2zXAAAAAEl

tNXEAAAAKSURBVBjTY2AAAAACAAGYY2zXAAAAAElTema 5. Anatomía de los tallos

Estructura anatómica primaria: se origina a partir de un conjunto de

células que se encuentran en el ápice del tallo llamado complejo

inicial. A partir de este complejo inicial se generan los meristemos

primarios del ápice del tallo:

La protodermis, que genera la epidermis.

El meristema fundamental, que se sitúa hacia la parte mas interna,

inmediatamente por debajo del complejo inicial, da lugar a la médula y

al córtex vascular. En muchos casos la médula y la corteza se

comunican por una especie de rayos de tejido parenquimático,

llamados rayos medulares, generados por el meristemo fundamental.

Procambium: genera el tejido vascular de la planta. Las células del

procambium se encuentran intercaladas entre las del meristema fundamental, de tal manera que cuando se hace

un corte transversal, se observa cómo estas células forman una serie de circunferencias en el meristemo

fundamental. En muchas ocasiones su crecimiento da lugar a un cilindro hueco de una sola capa. Las células dan

lugar al xilema hacia dentro, y al floema hacia fuera. En las plantas con crecimiento primario, en cuanto se

diferencian los tejidos conductores, el cambium desaparece. En cambio, en las plantas con crecimiento secundario

el procambium se transforma en el cambium vascular, en las zonas más bajas del tallo, y que es responsable del

crecimiento de los tejidos conductores secundarios.

 Estructura primaria de un tallo maduro, de dentro hacia afuera:

Parénquima medular (médula): no tiene porqué existir. En muchos helechos ni siquiera existe, y en ese caso la

parte central está ocupada por el xilema. El parénquima medular aparece en plantas más evolucionadas. En

muchos casos sus células desaparecen y se llenan de gas, e incluso dan lugar a una cavidad medular.

Tejido conductor: lo normal es que el xilema esté hacia dentro y el floema hacia fuera. En angiospermas

monocotiledóneas tiene una disposición en pequeños haces repartidos por toda la sección, siendo los centrales

los más gruesos. En dicotiledóneas la disposición es en fascículos separados, pero siguiendo una disposición de

tipo circunferencia.

 

Tema 6: Crecimiento primario en tallos

El ápice de un tallo está formado por pequeñas hojas

inmaduras que encierran a un meristema apical con forma de

cúpula. El meristema apical se compone de células en

proceso de división, dispuestas en varias formas que originan

las hojas, yemas y tejidos meristemáticos primarios

Se dice que un meristema apical es infinito porque crece en

forma continua cuando las condiciones son óptimas. Sin

embargo, se sabe que esto no ocurre en la naturaleza porque

los factores del medio ambiente son limitantes o porque el

inicio de la floración, por lo general, ocasiona que el

desarrollo vegetativo se interrumpa. Además, cada una de las

especies vegetales está genéticamente programada para

desarrollarse dentro de un cierto límite de tamaño y edad.

Por debajo del meristema apical se localizan las regiones de

los tres tejidos meristemáticos primarios: protodermis,

meristema fundamental y procambium.

El primero en diferenciarse es el meristema fundamental.

Dichos tejidos forman un cilindro cerca del exterior del tallo y

un “núcleo" en su interior los que continúan diferenciándose

en corteza y médula, respectivamente. Localizado entre esos

dos tejidos y cerca del ápice, hay un anillo de células del

meristema residual, que conservan las características

celulares del meristemo apical. Este anillo se transforma en

un cilindro de filamentos separados de procambium y más

tarde se diferencia en el xilema y floema primarios (haces

vasculares). Cada haz se separa de los demás mediante

zonas de células parenquimatosastNXEAAAAKSURBVBjTY2AAAAACAAGYY2zXAAAAAEl 

Tema 7: Crecimiento secundario del tallo

El crecimiento secundario del tallo es una consecuencia de la

actividad  del  cambium vascular.  Es  propio  de las plantas

gimnospermas y de la mayoría de las dicotiledóneas. Durante el

cambio de crecimiento primario a secundario, lo primero que ocurre

es la formación del meristemo denominado cambium vascular a

partir del procambium y de la desdiferenciación del parénquima

interfascicular El cambium vascular completamente desarrollado

tiene generalmente forma de cilindro completo, sus células se

dividen y diferencian originando floema secundario hacia fuera y

xilema secundario hacia dentro. De esta manera los tejidos

vasculares primarios, formados previamente, van alejándose uno de

otro y sobresalen de los cilindros de tejido vascular secundario como

pequeños grupos a modo de uñas.hPOvjBMKppVNOw1wQAGA8IuboOmj4AAAAASUVORKiFTXgAAAABJRU5ErkJggg==iFTXgAAAABJRU5ErkJggg==  

Tallo secundario de dicocotiledónea.

La actividad anual del cambium vascular produce unos anillos de crecimiento anuales que quedan internos al

propio meristemo, por lo que el cambium vascular progresivamente se aleja del eje del tallo. Esto es lo que

produce el crecimiento en grosor de los tallos. Los elementos más antiguos producidos por el cambium

vascular son los más alejados y los recién formados están en contacto con el cambium. En los tallos leñosos

aparecerá posteriormente otro meristemo más superficial que es el felógeno, del cual deriva la peridermis o

corteza del tallo, y que sustituye a la epidermis existente hasta ese momento.

En las plantas dicotiledóneas herbáceas es normal que el cambium vascular no forme tejidos de manera

homogénea en toda la circunferencia del tallo. En estos casos el cambium fascicular (localizado entre los vasos

conductores) es el único que forma vasos, mientras que el cambium interfascicular sólo produce un tipo celular

especializado denominado fibras. Así se forma un anillo de xilema que no es homogéneo sino que tiene

sectores especializados en la conducción y sectores especializados en funciones de tipo mecánico. En otros

casos, como la vid, el cambium interfascicular sólo da parénquima. 

Por lo común, conforme envejece un árbol o una rama de él, la parte interna del tallo pierde su actividad y se llena

de resinas. Este núcleo central denso se conoce como duramen. Con el duramen se fabrican resistentes barricas

y toneles de madera, ya que la resina hace que esa madera sea impermeable al agua. Al exterior del duramen hay

una zona de madera de gran actividad, aunque menos densa y de colores claros, conocida como albura.

 

Tema 5. Formación del corcho (peridermis)

 

Felógeno. En la mayoría de las plantas, el

felógeno se origina de las células corticales

externas. Las células derivadas externas del

felógeno, por lo común se diferencian en

células de corcho, formando de esa manera

una capa de corcho debajo de la epidermis.

Las células internas se conocen como el

felodermis y se parecen a las células del

parénquima. El felógeno puede originarse

también de las células epidérmicas o del

floema.

 

El tejido del corcho está constituido por células aplanadas, de pared delgada con o sin pequeños espacios

intercelulares. En sus paredes se deposita una substancia grasa llamada suberina, que hace a las células casi

impermeables al agua y a los gases. De donde, este tejido protege al tallo contra la pérdida excesiva de agua y

también de los daños mecánicos. Los protoplastos de las células de corcho viven muy poco tiempo.

 

Una capa impermeable de corcho podría cortar con eficiencia el suministro de oxígeno de los tejidos vivos que se

encuentran por debajo de ella a no ser por el desarrollo, en ciertos puntos, de grupos de células parenquimatosas

denominadas lenticelas.