Psicología del desarrollo

Clasificado en Psicología y Sociología

Escrito el en español con un tamaño de 9,58 KB

 

5.3 EL DESARROLLO DEL LENGUAJE EN LA NIÑEZ TEMPRANA INTRODUCCIÓN: El lenguaje es fundamental para la cognición en la niñez temprana desde los 2 hasta los 6 años. El lenguaje es también el principal logro cognitivo durante estos años: los niños de dos años comienzan este periodo con oraciones cortas y vocabulario limitado, y los de 6 años terminan este estadio con la capacidad para comprender y discutir sobre casi cualquier cosa. La maduración y la mielinización en áreas particulares del encéfalo y el hecho de que el lenguaje es necesario para la interacción social, convierten a la edad de 2 a 6 años en el periodo principal para aprender el lenguaje. La niñez temprana parece ser un periodo sensible para muchas habilidades lingüísticas, un periodo en el que el vocabulario, la gramática y la pronunciación se aprenden de forma rápida y fácil. Los niños a estas edades se dice que son “esponjas del lenguaje” porque captan cualquier “gota” de lenguaje que encuentran. DESEO DE COMUNICARSE El contexto social también es fundamental ya que los niños están poderosamente motivados a ser sociales, desean comunicarse y no se sienten avergonzados de equivocarse. El lenguaje depende mucho del contexto social. Las conversaciones individuales frecuentes con un adulto constituyen la principal razón de por qué el vocabulario de un niño puede ser mucho más amplio que el de otro de la misma edad. VOCABULARIO En la niñez temprana, las nuevas palabras se agregan rápidamente. La expansión del vocabulario es rápida a la edad de 7 años y la mayoría de los niños es capaz de aprender mucho más lenguaje del que en realidad aprenden. ¿Cómo se produce la rápida expansión del vocabulario? Los niños desarrollan un conjunto interconectado de categorías mentales para las palabras, que hace posible la adquisición veloz de vocabulario. El proceso se denomina esquematización rápida ya que los niños cuando escuchan una palabra una vez, la incluyen en una categoría mental, sin tener que esperar a que la misma palabra sea utilizada en varios contextos o a que tengan que saber su definición exacta. Esquematización rápida: Proceso rápido e impreciso por el que los niños adquieren palabras nuevas mediante la producción de categorías mentales ordenadas según los significados. En general, cuantos más indicios lingüísticos del significado de una nueva palabra ya tengan los niños, mejor será su esquematización rápida. Después del aprendizaje de una palabra, los niños la utilizan para describir otros objetos en la misma categoría. Los niños de 5 años pueden aprender cualquier palabra o frase si es explicada con ejemplos específicos utilizando palabras conocidas y si el contexto les permite imaginarse cuál es el significado de esa palabra. DIFICULTADES EN EL LENGUAJE Los niños pequeños no pueden comprender con exactitud todas las palabras que escuchan aunque intentan hacerlo. Sustantivos abstractos y metáforas: son especialmente difíciles porque no hay un referente concreto. Además, la esquematización rápida es lógica y literal, y sólo permite un significado por palabra o frase. Palabras que expresan implícitamente comparaciones, como alto y bajo, cerca y lejos, profundo y superficial: No las entienden porque sólo tienen sentido por el contexto en el que aparecen. Palabras que expresan relaciones de lugar y tiempo como aquí, allí, ayer y mañana. SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS Como los niños hacen uso de ciertas palabras, los adultos podríamos creer erróneamente que comprenden las implicaciones de lo que dicen.  HITOS EVOLUTIVOS EN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE DURANTE LA ETAPA INFANTIL 3 AÑOS: Utiliza un vocabulario productivo de unas 1000 palabras. Construye frases sencillas, de 3 o 4 palabras, que adaptan al formato sujeto-verbo-objeto. Juega con palabras y sonidos. Domina los sonidos vocales y los consonánticos. Sigue instrucciones de dos pasos. Habla sobre el presente, aunque utiliza algunas formas verbales de futuro. Regulariza la forma pretérita de los verbos irregulares. Utiliza artículos, plurales y algunas preposiciones y conjunciones.



4 AÑOS: Usa un vocabulario productivo de unas 1600 palabras. Aumenta la complejidad en sus oraciones, que suelen tener entre 4 y 5 palabras. Utiliza adecuadamente las frases enunciativas afirmativas o negativas, interrogativas e imperativas. Recuerda historias y el pasado inmediato. Nombra los colore s primarios y algunas monedas. Las formas pretéritas de los verbos irregulares ya se utilizan correctamente. Además de los fonemas que ya domina, pueda articular correctamente las consonantes. Hace muchas preguntas. Comprende las preguntas que se le realizan sobre su entorno inmediato. Puede tener dificultades para responder a por qué y cómo. Para interpretar las oraciones se basa en el orden de las palabras. 5 AÑOS: Tiene un vocabulario productivo de unas 2200 palabras. Aunque articula la mayoría de las consonantes, puede tener problemas con la (rr). Comprende términos temporales como ayer, hoy, mañana, antes y después. Emplea preposiciones subordinadas, aunque muestra problemas al utilizar temporales, causales y otras compuestas. Obedece instrucciones de tres pasos. Puede contar historias, bromear y discutir sobre las emociones. Ha adquirido el 90% de la gramática. 6 AÑOS: Utiliza un vocabulario productivo de unas 2600 palabras, pero comprende entre 20000 y 24000. Puede construir oraciones complejas y suelen estar correctamente construidas. LA GRAMATICA Incluye las estructuras y reglas propias de un idioma, el orden y la repetición de las palabras, los prefijos y sufijos, la entonación y la pronunciación. Se puede distinguir entre lenguaje expresivo, lo que el individuo dice,  y el receptivo, lo que comprende. El lenguaje receptivo es más extenso ya que la comprensión de un conjunto de palabras no es tan difícil como expresar ideas. La diferencia viene dada por la gramática, que es mucho menos importante para escuchar que para hablar. Sobrerregulación: Los niños aprenden tan bien las reglas gramaticales que tienden aplicarlas aún cuando no hay que hacerlo. Esta tendencia se denomina sobrerregulación y aparece cuando no se tiene en cuenta que existen muchas excepciones a las reglas. APRENDIZAJE DE DOS IDIOMAS: BILINGÜÍSMO. En el mundo actual, el bilingüismo es una ventaja, incluso una necesidad, y a los años de la niñez temprana son el mejor momento para aprender al menos dos idiomas. Poco después de que se produzca la expansión del vocabulario, los niños pueden dominar no sólo un vocabulario sino también dos gramáticas distintas, utilizando el orden adecuado de las palabras, las pausas y gestos característicos de cada idioma. Lo que se produce durante este periodo sensible de tiempo es que las neuronas y las dendritas se adaptan a cualquier pronunciación que oiga el niño. Algunos errores que los niños pueden cometer en la expresión del lenguaje y que afectarían a los dos idiomas que se están aprendiendo: Los niños escuchan la pronunciación de sonidos y diferencian los matices del acento de cada idioma, aunque no puedan imitarlos de forma exacta. Cada año que pasa, la maduración de la corteza auditiva queda afinada a aquellos sonidos particulares del/os idiomas a los que se haya familiarizado, ignorando o ni siquiera percibiendo otros sonidos de idiomas desconocidos. Por lo tanto, los/as padres/madres, maestros/as, deberían ser especialmente conscientes de su pronunciación ante el niño y, cuando éste pronuncie incorrectamente una palabra, el adulto no debe copiarlo o imitarlo, sino corregirlo y hablarle con claridad. Completamente bilingüe: Es aquella persona que habla con soltura en dos idiomas, sin tener mayor habilidad en uno de ellos. El bilingüismo completo llega de manera natural y en condiciones ideales, a aquellos niños cuyos padres hablan con ellos en dos idiomas. Los principios del aprendizaje del idioma: la explosión del lenguaje, la esquematización rápida, la sobrerregulación y la estimulación parental, se aplican tanto a dos idiomas como a uno. Sin embargo, el aprendizaje de dos idiomas requerirá el doble de exposición de lenguaje.  Aprendiendo a leer: Alfabetismo emergente: Primeras destrezas que permiten al niño aprender a leer, tales como el reconocimiento de las letras y la secuencia de las páginas. El aprendizaje del idioma es la base para el alfabetismo emergente, proporciona los primeros pasos para la lectura. La lectura es la llave de casi todo dominio educativo. Se suele pensar que el saber de memoria el alfabeto o reconocer las letras es fundamental para aprender a leer, pero es más importante que el niño tenga un vocabulario extenso y que conozca los sonidos, para ello, lo más recomendable es la lectura conjunta con un adulto. Las canciones y las poesías también son caminos hacia la lectura.

Entradas relacionadas: