Descartes

Clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 9,94 KB

 
Análisis de Descartes (4ª Parte del Discurso del Método)

1. Concepto de Metafísica.
El texto tiene como tema central la prueba de la existencia de Dios y el alma humana, y se cuestiona sus fundamentos (Duda).

3. La Duda.
La duda recorre la mente del hombre moderno. Esto lleva a empezar de nuevo desde los fundamentos tras haber destruido las opiniones. La filosofía cartesiana se replantea todos los fundamentos del saber, mediante dos fases:
- Fase destructiva: Mediante la duda universal y metódica se pretende demoler las convicciones y principios de la cultura y ciencia de la época.
- Fase constructiva: El Cogito, pretende establecer el saber sobre unas nuevas bases.
Para esto, Descartes establece un camino (Meta-Odos), o método para solucionar estas dudas, que más que teóricas son vitales.

3.1. La Duda Metódica.
Es el recurso cartesiano usado para erradicar cualquier falsedad y descubrir la verdad, para ello Descartes rechaza:
- El mundo de los saberes vigentes en su tiempo.
- La ciencia o saberes aprendidos en el libro del mundo, como la filosofía escolástica, el conocimiento por experiencia o intelectual etc.
Y toma una solución radical: Suprime todas las opiniones, con el fin de inventar su propio camino, debido a que no encuentra ningún principio seguro. Esta es la duda metódica, que no persigue el mantenerse en si permanentemente sino que tiene las expectativas de alcanzar un principio seguro e indudable. La duda metódica no es escéptica, es el principio de su filosofía.
Pero la duda sigue un proceso, tiene unos fundamentos que trata en sus obras Discurso y Meditaciones:
- Los sentidos falaces: Son los mediadores entre la realidad y el pensamiento. Nuestra mente debe dudar de lo inmediato, pues no son fuente segura del conocimiento.
- Los sueños: La dificultad de distinguir con total evidencia entre la vigilia y el sueño nos lleva a considerar provisionalmente falsa la existencia del mundo exterior.
- Un genio maligno: Por ejemplo la matemática, en ella hay algo indudable y cierto. Por esto se da un paso mas para hacer universal el proceso de la duda: Se supone que este
Genio (Como las matemáticas) ha puesto todo su ser en engañarnos.
Pero Descartes no consigue avanzar con ninguna otra hipótesis, aunque convencido de que se encuentra en el buen camino, seguirá hasta que encuentre un punto firme y cierto.

4. El método.
El método es el único camino posible hacia la verdad, es la permanente ocupación de Descartes. Ya en el Discurso del Método y en Meditaciones metafísicas, establece en SÍ mismo el fundamento de la búsqueda de la verdad, y como única guía posible la razón. Descartes ha descubierto la subjetividad.
Descartes da una concepción unitaria del método, basándose en:
- Tesis de la unidad de la ciencia: Todas las ciencias no son más que la sabiduría humana.
- Unidad de la razón: Que es igual en todos los hombres.
- El método debe ser único: La razón ha de estar dotada de unas reglas, y la ciencia universal solo se alcanzara partiendo de un método único.
Descartes establece la principalidad del método sobre el objeto. Se desvía de la Escolástica y afirma que lo fundamental es el método, independientemente de su objeto, lo esencial es el modo de conocerlo, esta corriente es la que seguirá la filosofía moderna.
Él busca un método que sirva de fundamento a la filosofía moderna, y encuentra una ciencia especial que la Mathesis Universalis (Matemática universal). Este método deberá ser único y valido para todas las ciencias y los hombres, es el método de la razón.
Entonces es preciso analizar la razón, que consiste en dos actividades básicas:
- Intuición: “Concepto que la inteligencia forma con tanta facilidad y distinción que no queda ninguna duda sobre lo que comprendemos”. Captamos sin esfuerzo un concepto o idea clara, que para Descartes son “naturalezas simples”, la extensión, el movimiento etc. Siendo las mas importantes la extensión y el pensamiento. Para él todas son ideas innatas. Mediante la intuición conocemos.
- Deducción: “Todo lo que es consecuencia de otras cosas que conocemos con certeza”. Se deducen las ideas o “naturalezas compuestas”. Mediante la deducción reconstruimos.
Pero la deducción es una cadena de intuiciones, por lo que queda como único método de conocimiento la intuición. E intuimos una idea siempre que sea clara y distinta, este es por tanto el criterio de certeza por el que intuimos una evidencia.
Vamos a precisar el método: “Lo entendemos como un conjunto de reglas fáciles y ciertas cuya observación rigurosa impide tomar lo falso por verdadero, y hacen que el espíritu llegue a conocer todo lo verdadero que sea capaz de conocer”.
El método es una concepción del pensamiento científico que se fundamenta en la evidencia. Y se basa en cuatro preceptos o reglas:
1- Regla de la evidencia: “Trata de no admitir jamás como verdadero cosa alguna sin conocer con evidencia lo que era”. El método basa una confianza en la razón, pero esta se puede desviar por las pasiones, prejuicios etc. Por eso solo se debe aceptar como verdadero aquello con absoluta evidencia. Se da con la intuición, cuando se “ve” una idea clara y distinta. Descartes introduce un nuevo concepto de verdad: La verdad es inmanente al espíritu.
2- Regla del análisis: “Trata de dividir cada una de las dificultades en tantas partes como sea posible para hallar la mejor solución”. Intenta encontrar las “naturalezas simples”, intuir las ideas claras y distintas.
3- Regla de síntesis: “Trata de ordenar los pensamientos, de los objetos simples, ascendiendo poco a poco a los compuestos”. Es decir, deducir unas ideas de otras, de lo simple a lo complejo.
4- Regla de enumeración: “Trata de realizar frecuentes comprobaciones y revisiones del proceso de análisis y la síntesis”. Para suplir las deficiencias de la memoria, y no olvidar nada.
Descartes se inspira en el método deductivo de Euclides y el de “resolución-composición” de la Escuela de Padua.


5. Descubrimiento de la primera verdad: El cogito.
Descartes parte de que mientras esta dudando, esta pensando y eso nadie puede impedirlo, aquí acaba la duda radical. Ahora tiene conciencia de si mismo bajo la forma del pensamiento, ese es el punto de partida que buscaba:
Cogito, ergo sum; je pense, donc je suis. Ego sum, ergo existo; je suis, j’existe. Cogito, ergo sum; je pense, donc je suis. Ego sum, ergo existo; je suis, j’existe.
El principio firme es el ser de nuestro pensamiento, del que surgirán el resto de las cosas. Es la condición de posibilidad de todo: Descartes ha creado la filosofía moderna.




6. El tratamiento de la realidad.
La realidad se extiende a una triple dimensión:
- El hombre o Res Cogitans: Concepción de la realidad antropológica.
- Dios o Res infinita: Concepción de la realidad teológica.
- El mundo o Res extensa: Concepción de la realidad física.
En Descartes sustancia es sinónimo de “cosa”, “res”, algo concreto y existente, que no necesita nada más que ella misma para existir. Solo Dios es sustancia, pues las criaturas necesitan de Dios para existir. Por eso hay dos tipos de sustancias: infinita o Dios y finitas (almas y cuerpos).

6.1. Soy un pensamiento.
En el orden de conocimiento de Descartes lo primario es el YO PIENSO, contra el no puede la duda. Pienso, luego soy; y soy una cosa que piensa. Y lo que pienso son las ideas, que tienen dos aspectos: El subjetivo, es el “modo de pensar” que no puede tener falsedad (Realidad formal). El objetivo, son las “imágenes de las cosas” que pueden ser falsas (Realidad objetiva). Y se clasifican en: Innatas: “Nacidas conmigo”, son una conexión entre el pensamiento y Dios. Adventicias: “Externas”. Ficticias: “Inventadas”.

6.2. La sustancia infinita: Dios.
Descartes sintió la necesidad en este punto de dar un salto a la realidad extrasubjetiva apoyándose en la mediación de Dios. A pesar de que Pascal, Gómez Pin o Leibniz no le crea, Dios parece ser para Descartes no solo una exigencia antológica, sino sobretodo epistemológico-científica. Demostraciones de la existencia de Dios:
- 1ª Demostración: Por la Idea de Ser Perfecto, es una prueba a posteriori. Yo (Sustancia finita) no soy perfecto, y lo más perfecto no puede proceder de mi (Ficticia), ni de fuera de mi (Adventicia): Debe ser una idea innata puesta en mí por un ser realmente perfecto, Dios existe.
- 2ª Demostración: Por la Teoría de la Creación continua. Lo que existe necesita de una intervención divina para seguir existiendo.
- 3ª Demostración: Por el Argumento antológico de San Anselmo, es una prueba a priori. En la propia esencia divina esta contenida su existencia.

6.3. Sustancias finitas: Cuerpos y almas.
Necesitan de Dios para existir.
- El alma: El pensamiento es su único atributo, por eso la llama res cogitans (Sustancia pensante). Se razona por la ficción mental: Puedo fingir no tener cuerpo, pero no que no pienso.
- El cuerpo: La extensión es su único atributo, y sus “modos” son la figura y el movimiento. Razonamiento: Pienso que existe mi cuerpo y otros y como “Dios no puede engañarnos” esto garantiza la existencia del mundo físico.
Se muestra aquí el dualismo cartesiano: Res cogitans (Alma) frente a Res extensa (Cuerpo), que al ser sustancias no se necesitan mutuamente para existir.