Comentario de texto Fernando VII anula la derogación de la Pragmática Sanción

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,92 KB

 

1. - El Carlismo y la Guerra Civil.

Para poder realizar este tema es necesario hacer mención de los problemas suscitados en los últimos años del reinado de Fernando VII.

La mayor parte de la población era analfabeta y tenía unos niveles de renta muy bajos que apenas les permitían comer. El Estado no se preocupaba de cubrir las necesidades sanitarias o educativas de la población y mucha gente tenía que vivir de la caridad.

Estos datos son tanto más preocupantes si los comparamos con los de otros países de su entorno como por ejemplo, Gran Bretaña, donde el proceso de industrialización estaba dando lugar a un fuerte crecimiento demográfico y unos niveles de renta per cápita mucho más elevados que en España.

Al mismo tiempo se vive en el país un claro estancamiento económico. Sobre todo por la estructura de la propiedad, que mantiene en atraso a la agricultura, junto a ello tenemos un lento desarrollo de la industria y el comercio, bloqueados por la carencia de infraestructuras de comunicaciones, gremios, falta de capitales y sobre todo por el bajo nivel de renta de la población.

A todo ello es necesario añadir la perdida de la mayor parte del Imperio colonial, lo cual originó la perdida de un mercado reservado para sus productos, sumándole a ello el cese de los envíos de la plata americana. Esto da lugar a una balanza comercial negativa.

Fernando VII suavizó su postura absolutista ante la imposibilidad de sacar a España de la grave crisis económica en que se encontraba, lo cual origina que ciertos sectores ultraconservadores no lo vean bien y por ello consideren su única oportunidad de gobierno, la llegada al trono de Carlos el hermano y heredero de Fernando. Pero esta idea sufre un duro golpe con el nuevo matrimonio del Rey, puesto que ello abre el camino para el nacimiento de un heredero. Ahora bien las leyes del reino imponen la imposibilidad de que pueda reinar una mujer (ley Sálica), por ello, y en previsión de que pueda nacer una hembra, Fernando VII proclama el 31 de Marzo de 1830 la Pragmática Sanción de Carlos IV, la cual anula la referida ley y permite el libre acceso al trono de las mujeres. Por ello los realistas puros u ultramontanos intentan una conspiración, con el objetivo de convencer al Rey para que anule la Pragmática, lo cual fracasa; en ese intervalo nace la princesa Isabel en Octubre de 1830, con lo cual y según la ley se convierte en la heredera del trono.

Al poco tiempo del nacimiento se anuncia un nuevo embarazo de la reina María Cristina lo cual renueva las esperanzas de un varón con lo que se evitarían problemas, pero el nacimiento de una niña descarta definitivamente la sucesión masculina. Por consiguiente aprovechando una grave enfermedad del Rey(Octubre 1832) el ministro Calomarde convence a Fernando y a la reina de que por el bien de España se derogue la Pragmática Sanción, pero el Rey se restablece y vivirá un año más, con lo cual anulara su decisión y mantendrá a Isabel como princesa heredera.

El rey hará que las Cortes juren a Isabel como princesa de Asturias, al mismo tiempo destierra a su hermano Carlos (por negarse a jurar a Isabel), nombra a su esposa como regente durante su convalecencia; María Cristina ante la necesidad de alianzas para hacer frente a los absolutistas puros, forma un nuevo gobierno presidido por Cea Bermúdez, de significación reformista, decreta una amnistía parcial, que supone el retorno de 10.000 exiliados liberales, y sustituye a los Capitanes Generales más integristas.

Una semana después de la muerte de Fernando VII se hace público su testamento que deja con reina a su hija Isabel y a su esposa como regente. Don Carlos se proclama Rey (Carlos V)dando lugar a una Guerra Civil que durará siete años. María Cristina anunció en su Manifiesto a la Nacíón del cinco de Octubre que realizaría algunas reformas, pero mantendría el sistema absolutista en todo su vigor. Aquel manifiesto decepciónó a todo el mundo y la reina no tuvo más remedio que sustituir a Cea y nombrar al liberal moderado Martínez de la Rosa, el cual dio al país el llamado Estatuto Real (carta otorgada de carácter muy limitado)


Entradas relacionadas: