Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930)

Clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 2,77 KB

 

Miguel Primo de Rivera prometíó que esta situación de dictadura sólo sería transitoria. Las causas que provocaron este Golpe de Estado fueron las siguientes: la profunda crisis política debido a la incapacidad de renovación y agitación social que el país estaba viviendo; el asesinato de Eduardo Dato (Presidente del Gobierno) en un atentado anarquista; el fracaso de la política de Marruecos cuyo apogeo fue el desastre del Annual; la radicalización de los nacionalismos y por último, la agitación obrera motivada por UGT y CNT.

Las fases de la Dictadura de Primo de Rivera fueron las siguientes: por un lado, el Directorio Militar (1923-1925) formó un gobierno liderado por Primo de Rivera y formado por nueve militares siendo las labores administrativas realizadas por funcionarios. Dicha dictadura se caracterizó por una fuerte política represiva (persecución de los nacionalismos y contra el movimiento obrero radical y  supresión de las libertades individuales) y soluciónó el problema de la Guerra de Marruecos que en 1995 se produce el desembarco de Alhucemas en el que se acorraló a las tribus rifeñas lideradas Abd- el- Kri. Este suceso favorecíó de popularidad a Primo de Rivera. La segunda fase será el Directorio Civil(1925-1930) en la que la situación políticamente y socialmente se encontraba estable apoyándose en la popularidad alcanzada tras finalizar la Guerra de Marruecos. Formó un nuevo gobierno en el que entraron personalidades civiles como Calvo Sotelo y del Conde Guadalorce. Este gobierno dispónía de ideales de la Italia fascista creándose un partido único conocido como la Uníón Patriótica. También se formó una Asamblea de Notables (representantes del pueblo). Este experimento no alcanzó el éxito por debido a la falta de una ideología y de apoyos populares. Este gobierno civil liderado por Primo de Rivera consistíó en una recuperación económica con ayuda de la expansión económica internacional conocida como los felices años 20 que condujeron al país hacía la modernidad mediante numerosas obras públicas, la creación de monopolios estatales (CAMPSA, Iberia y TELEFÓNICA), el impulso del sector industrial de las grandes ciudades (sectores eléctrico y químico), la potenciación del sector financiero, el desarrollo del sector servicio que permitíó el crecimiento de una clase media y finalmente, la potenciación de la marca española.

Entradas relacionadas: