Didáctica General: Papel del profesor en el aula

Enviado por Javi y clasificado en Magisterio

Escrito el en español con un tamaño de 3,59 KB

 

Papel del profesor en el aula

La actividad del profesor está ligada al contexto en que se desarrolla y debe estudiarse en 3 niveles: sociocultural (si se trata la relación con la sociedad en general), institucional (relación con el centro educativo) o instructivo (relación con el aula). En este último ámbito, el instructivo, se da la relación más próxima. Tanto profesor como alumno se consideran protagonistas de la tarea educativa.

Hay tres tipos de relación: armonía (positiva), discordancia (negativa) y pseudodiscordancia (estadio intermedio).

Podemos añadir que el comportamiento del profesor en el aula es determinante en el desarrollo de la personalidad del alumno, favoreciendo con su actitud dialogante el protagonismo del alumno; y es al profesor a quien le corresponde utilizar una metodología que potencie dicho desarrollo.

Motivación y fatiga

 Cuando persiste la motivación, aparece la fatiga (cansancio); como consecuencia de ello, la actividad se altera, decrece el ritmo y la calidad del trabajo que se realiza. Cuando ocurre esto, es necesario dar un tiempo de reposo, por lo que ante esta situación, hay que abstenerse de motivar.

Podemos determinar que hay pruebas evidentes de fatiga cuando:

  1. Lo manifiestan ciertas actitudes de los alumnos (movimientos incoordinados, cambios frecuentes de postura, interrupciones injustificadas de trabajo...)
  2. Existen incoherencias en las respuestas.
  3. La integración en el grupo de trabajo es defectuosa.

En todos los casos, es necesario cambiar de actividad ( relajamiento, disminución de tensiones...)

Función motivadora y comunicativa

 El profesor debe cumplir cuatro funciones distintas: programadora, motivadora, comunicativa e investigadora.

La función motivadora consiste en motivar a los alumnos para que se interesen por el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Todo acto didáctico exige una buena motivación. Esto significa que cualquier maestro debe conseguir que sus alumnos se dirijan hacia las metas educativas propuestas con impulsos motivacionales que mantengan el ritmo necesario durante todo el proceso y, si éste decae, buscar recursos que alimenten la actividad en proceso.

Los factores que influyen en el acto didáctico se clasifican en dos grupo:

  1. Los motivos: representan la motivación intrínseca, y llevan al alumno a actuar desde dentro (causa satisfacción)
  2. Los incentivos: representan la motivación extrínseca; mueve al alumno hacia la consecución de algo por las ventajas que le puede reportar.

Cuando hablamos de la función comunicativa, el papel del profesor depende del puesto que ocupa en la situación de enseñanza, respecto al objeto de aprendizaje.

Existe una relación objeto-alumno, y el profesor desempeña un papel importante en la misma. Teniendo en cuenta la necesidad del docente, tendremos que considerar qué medios tiene a su alcance para lograr su propósitos fundamentales: la orientación y la información.

Entradas relacionadas: