La rebeldía

Clasificado en Religión

Escrito el en español con un tamaño de 3,39 KB

 

La rebeldía es una parte de la esencia de nuestro ser. Está ahí. Se manifiesta de diferentes maneras, cuando se lo permitimos. Algunos enfocan esa rebeldía enfrentándose a todo aquello que no desean con vehemencia. Otros hacen una labor silenciosa, apartándose de todo lo que no desean en sus vidas y ayudando a otros a hacerlo. Existen miles de maneras para expresar esta rebeldía. Me atrevo a decir: tantas como seres humanos en la Tierra.

Y también esa esencia existe en mí. A veces se oculta, a veces renace de pronto incontenible por todo mí ser.

Cuando era adolescente, me preguntaba por qué las personas querían ser rebeldes demostrando ser diferentes. Eso, pensaba, no es rebeldía. Sea por lo que fuera, sentía que era una especie de rebelión vacía. Hoy puedo decir que simplemente no era mi manera.

Cada uno expresa su rebeldía a su manera, como puede, como entiende… como lo cree conveniente. Pero es innegable que en todos habita esa fibra rebelde. Esa esencia que se niega a aceptar, a resignarse, a ser una simple oveja del rebaño, a vivir infeliz, a dejar que la vida lo viva a uno.

A pesar de lo que muchos que se consideran adultos y muy experimentados en la vida dicen, yo no creo que esa rebeldía se apague jamás. Se la puede adormecer… pero siempre hay algo, por más insignificante que parezca que nos hace decir  “este si soy yo”, “con esto me siento vivo”. Puede ser una canción o ver el amanecer… los más resueltos tendrán la oportunidad de decir que es aquello de lo que viven.

No importa lo que sea… pero los invito cada día a buscar cinco minutos para conectarse con esa esencia, con esa parte de ustedes que es propia, única, irrepetible e innegable. Porque al hacerlo estarán recuperando el foco, volviendo a estar conscientes del sentido, de la razón de estar aquí y ahora.

Y tal vez no lo consideren rebeldía. Pero si nos esforzamos y tomamos tiempo de las necesidades impuestas, de la necesidad de aprobación externa y de la corriente de lo cotidiano y le sacamos un poco de jugo para que nos quede tiempo para salirnos de ese molde… para recuperar nuestro equilibrio, para conocernos y reconocernos, para sentirnos que SOMOS, para sentirnos Vivos, para ser Felices y para encontrar Paz y reencontrar nuestra Conciencia (y la conciencia total, suprema)… ¿Cómo le llamarían?

Entradas relacionadas: